Compartir
Un turismo diferente

Un turismo diferente

Conscientes de su generosidad, algunos países viven del turismo como actividad principal generadora de divisas. Es, pues, el turismo, factor determinante en su desarrollo por la cantidad de dinero que genera y que significa en la economía oficial y particular.

Un claro ejemplo lo vivimos en Europa del Mediterráneo, donde países como España, Grecia o Italia se desviven en atender al turista, sabiendo que en cada momento deja dinero sembrado en su gente, sus comercios, su infraestructura y sus autoridades, es decir, hay dinero para todos, proveniente de fuera del país o de la región, lo que constituye un gran éxito según los economistas.

En el mundo se maneja la temporada alta y temporada baja, considerando la primera como la que más genera por sus costes, ya que es todo más caro por la afluencia desmedida que se registra históricamente.

Inclusive, las líneas aéreas de bajo coste, que se les conoce como “low cost” consideran en sus promociones precios distintos. Hay tarifas determinadas para volar, que se incrementan en la llamada temporada alta, y muchas de ellas, de acuerdo con destino, considerablemente.

En nuestro país aún cuesta lo mismo un billete aéreo a determinado punto geográfico, por todo el año, es decir, no hay el mencionado aumento de las tarifas que debe pagar el que pasea.

En ese sentido, la autoridad colabora y mucho para fomentar el turismo, sabedores de que todos ganamos y hay dinero fresco. México tiene destinos que bien podrían ceñirse a este criterio: Can cún, la Ribera Maya en general, Acapulco, Zihuatanejo, Oaxaca y otros se podrían dar el lujo de subir precios en temporada alta, sin embargo, no hay mucha diferencia.

Tamaulipas tiene menos problemas de esos, por la pobreza de sus sitios turísticos, y porque aquí si nos cuesta igual volar en diciembre que en enero.

Una buena estrategia puede ser la diferencia en ganancias y promoción, sin embargo, ésta debe surgir como factor de interés para todos, es decir, autoridades, prestadores. Y concesionarios y también, por qué no, los usuarios que, finalmente, somos los “paganos”, o sea, de donde surge el pago que genera esa cascada de beneficios.

Hemos sido testigos de muchos cambios en los últimos años: Tamaulipas tiene una marca propia, una marca que tiene mucho que ver con la idea de un manejo adecuado de sus recursos y todo lo que implica visitantes de fuera. Ya tenemos algo más que nos identifica, aunado al logotipo de un gobierno único y de todos los partidos políticos.

Es por esa razón por la que debemos cuidar nuestros destinos turísticos y propiciar seguridad y diversión y todo lo que implica un buen paseo.

En Europa, específicamente en España, el Camino de Santiago es tradicional y muy visitado todo el año, porque nunca salen con sus abusos desmedidos típicos de quien no tiene mucho turismo, y con un visitante quiere ganar lo que con todos.

Las autoridades estatales han facilitado cursos a prestadores de servicio con el objetivo de que éstos mejoren sus habilidades y puedan ser la diferencia entre el sitio y los paseantes, proporcionando todo tipo de facilidades para el que no quiere gastar, y vivir de acuerdo, esperado que siempre nos alcance el tiempo y dinero y luego, de inversionistas ambiciosos, que serán el éxito del turismo tamaulipeco.

Y ahora que viene julio, el mes vacacional por tradición, es un buen pretexto para poner a prueba los conocimientos adquiridos, las facilidades oficiales y la generosidad de nuestros hermosos sitios, con la certeza de que todos los vamos a disfrutar.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario