Compartir
El líder partidista que juega para perder

El líder partidista que juega para perder

Sergio Guajardo Maldonado, designado dirigente estatal del PRI por la vía antidemocrática, el dedazo o la imposición, juega en este proceso electoral para perder, pues sigue oculto, calladito, temeroso, improductivo, ausente y lejos de la militancia, sin incomodarle las traiciones y desbanda de priistas que han decidido apoyar a otros partidos.

Checo Guajardo y los integrantes de la dirigencia del PRI tamaulipeco han abandonado a su suerte a este instituto político y sus abanderados. Tan desobligados y abandonadas tiene sus obligaciones y responsabilidades que evidencian que están apoyando a otros partidos y candidatos.

A sus oficinas del Comité Directivo Estatal del Partido no asiste y cuando está se esconde de la gente, no acompaña a los candidatos a sus eventos de proselitismo político y tampoco se le observa realizando labor de gestoría, pero además la militancia priista lo abandona y nada hace por evitar mayor desbandada, incluso ni tan siquiera ha emitido un posicionamiento al respecto.

La traición ha invadido a cientos de priistas, reitero para la nefasta, arbitraria, prepotente, insensible e irresponsable “liderazgo” de Sergio Guajardo Maldonado, el cual no se descarta que también incurra en la deslealtad renunciando a la militancia de su partido para ir a apoyar al Morena y a sus candidatos.

Los priistas que se fueron del PRI, para integrarse al Morena como militantes y candidatos, fueron movidos por sus ex jefes políticos el convicto ex gobernador Eugenio Hernández Flores y el ex mandatario estatal Egidio Torre Cantú, los cuales ya nada más falta que le ordenen a Guajardo Maldonado, haga oficial su salida del PRI, para apoyar a Andrés Manuel López Obrador.

Existen evidencias que Sergio Guajardo Maldonado, está haciendo trabajo político por debajo la mesa a favor de los candidatos del partido Morena y no hay muestras que esté accionando para promover respaldos y votos a favor de los candidatos priistas, ya que no se le ve en campo trabajando con los seccionales y organizaciones.

Sólo es visto en conferencias de presa a las que convoca su jefe de comunicación social, para aparecer ambos en los medios informativos, pero sin ofrecer datos de relevancia para la militancia ni la ciudadanía tamaulipeca.

Los candidatos a los diferentes cargos de elección popular del PRI, trabajan, actúan y se mueven solos, “Checo” Guajardo, los abandonó y no les dio el apoyo económico que les corresponde para el financiamiento de su campaña, dado que este “líder” priista, sigue gastando el dinero por concepto de prerrogativas para satisfacer asuntos personales.

El negrito dirigente nacional del PRI, el cual tan “gris” e inútil es que ya se me olvidó su nombre, es tapadera de las acciones sinvergüenzas de Sergio Guajardo Maldonado y pandilla, pues sabe del mal manejo del financiamiento y que le está pegando al “tío lolo”, para cederle terreno a los candidatos de otros partidos, principalmente de Morena, para que ganen la elección.

Los priistas de “hueso colorado”, los auténticos militantes, los priistas leales y sinceros, deberían unir esfuerzos para exigir la salida de Sergio Guajardo del PRI, ya que está actuando con traición y es el principal actor que promueve una contundente e inobjetable derrota de muchos candidatos priistas.

Al priismo estatal le convendría que promuevan hasta su expulsión del PRI, porque durante su “liderazgo” ha jugado con sus derechos e intereses, al obedecer órdenes de los ex gobernadores Eugenio Hernández Flores y Egidio Torre Cantú, para favorecer a la empresa partido Morena, propiedad del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Si candidatos del PRI, resultan triunfadores de la elección será por su trabajo, porque respaldo del Comité Directivo Estatal de este partido no existe, al contrario por parte de “Checo” Guajardo, hay trabas, obstáculos y hasta traiciones para que sufran la derrota.

Cambiando de tema, los candidatos a los distintos cargos de elección popular deberían ser solidarios y hacer una aportación económica para ayudar a la población que resultó afectada por las intensas lluvias registradas en municipios de la franja fronteriza de Tamaulipas.

Es en estos momentos en que las familias los necesitan, deberían cederles el hombro, toda vez que requieren de productos alimenticios, ropa, medicinas, material para construcción, médicos, enfermeras, medio de transporte y de otros apoyos y en esto a los abanderados de los distintos partidos mucho se les agradecería su ayuda.

Tienen la oportunidad de demostrar que su interés es servirle al pueblo, que les interesa resolver sus demandas y necesidades, que les importa la salud, la seguridad y el bienestar de los niños, las niñas y de todos los sectores poblacionales que fueron perjudicados por las precipitaciones pluviales.

Tal parece que no hay líderes partidistas, porque ninguna ha salido a ofrecerles el apoyo.

Caso contrario, por ejemplo y que por cierto es una acción de aplaudirse, es la de la candidata a la reelección a la Presidencia Municipal de Reynosa, Maki Ortiz, quien anunció que cambiará su cierre de campaña por apoyos a las familias afectadas por las lluvias.

La abanderada “Por Tamaulipas Al Frente”, especificó que se suspende el convivio de cierre de campaña que se había programado para el domingo 24 de junio y aseguró que los recursos que se utilizarían para la contratación de grupos musicales serán destinado a la compra de enseres domésticos para apoyar a quienes han perdido sus pertenencias.

“No podemos hacer una fiesta mientras muchas personas sufren las inundaciones y que han perdido sus muebles y que tienen que volver a empezar y por eso suspendemos nuestro cierre y nosotros los vamos a apoyar”.

Si realmente les interesa la sociedad, a los candidatos a senadores y diputados federales, se les agradecería levanten la mano para llevar apoyos a los damnificados, pues no hacerlo, no tendrían cara ni vergüenza para ir a solicitarles el voto.

Es conveniente que los políticos unan esfuerzos, para ayudar a las familias golpeadas por las intensas precipitaciones pluviales.

En otro asunto, en la elección constitucional del próximo 1 de julio habrá muchos políticos, militantes y candidatos sorprendidos con el tema de los resultados electorales.

Algunos ya aseguran que van a ganar, que tienen el triunfo en la bolsa, que las encuestas los ubican en las mejores posiciones y que en sus recorridos la gente le ha prometido su voto.

No deberían estar tan confiados y seguir trabajando en acciones de convencimiento para ganar el sufragio, porque los votantes pueden cambiar de opinión en el momento de estar en la urna electoral.

Algunos candidatos afirman que obtendrán una amplia victoria, no deberían estar tan confiados porque pueden llevarse una sorpresa de decepción.

Ningún candidato tiene el triunfo seguro, porque muchos ciudadanos aún no definen por cuál candidato votarán, por lo que la línea que deben seguir los candidatos es continuar con su trabajo para ganar el sufragio.

Por otro lado, en los foros y debates, a los candidatos a las alcaldías les faltó ampliar sus propuestas en algunos temas de interés y que afectan a la ciudadanía. Ojalá hagan realidad los compromisos ofrecidos a la población en estas confrontaciones.

El dato: El juego limpio y el total respeto a la ley en un proceso electoral fortalece la democracia. Tratar de desprestigiar a los candidatos con falsedades es incorrecto, deshonesto e ilegal, que mancha el ejercicio de la política y afecta la imagen de quienes desean servir a su pueblo. Quien tenga algo que acusar, puede hacerlo, pero con pruebas y dando la cara, no en un marco de cobardía y clandestinidad.

Correo:[email protected]

Dejar un Comentario