Compartir
Producción de energía eólica, vocación de Tamaulipas

Producción de energía eólica, vocación de Tamaulipas

La tendencia en el mundo es la generación de energía eólica porque es energía limpia, lo que se torna cada vez más urgente porque los combustibles fósiles, como petróleo y carbón, contaminan con su exhalación de gases nocivos y amenaza el futuro del planeta. El método más eficiente para luchar contra la contaminación ambiental es usar recursos renovables como viento y olas, que suministran energía sin límite, pero sin dañar a la naturaleza.

La energía eólica ha sido usada en muchas áreas del mundo desde hace cientos de años. A lo largo de la historia, el viento era usado para moler el trigo y en los barcos de vela.

Y actualmente la energía eólica es usada para producir electricidad. Las turbinas de viento, que se instalan en los lugares de alta fertilidad eólica como franjas litorales, alta mar y valles, transforman la energía cinética en electricidad. Este método que no tiene costos adicionales de materia prima, asegura electricidad barata y limpia.

La energía eólica es uno de los medios más eficientes para proteger los recursos naturales y el equilibrio ecológico.

En México, la energía eólica es pionera en la generación eléctrica sustentable gracias a la cantidad de recursos del viento en territorio mexicano. En lo que va del sexenio, la infraestructura eólica creció en 300 por ciento y de mantener esta tendencia se superarán los 10 mil megawatts para 2024.

La inversión realizada a la fecha en parques eólicos en México supera los 6,000 millones de dólares y se espera que para el año 2040, México genere el 35% de la energía eléctrica a partir de fuentes limpias, y de ese porcentaje, se espera que el 40% sea de energía eólica. ¿Por qué es importante generar energías limpias? Porque se calcula que cada megavatio eólico evita anualmente la emisión de 2,900 toneladas de Dióxido de Carbono a la atmósfera.

Y a finales de 2018, se calcula que en México habrá inversiones superiores a los 12,000 millones de dólares en energía eólica. ¿Y usted se preguntará, estimado lector para que estos números?

Bueno. Le comento que el próximo lunes, 13 de agosto, se realizará la “Energización del Parque Eólico Reynosa”, con la presencia del Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell y el Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. ¿Importante? ¡Importantísimo diría yo!

Al día de hoy, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, Oaxaca ocupa el primer lugar en producción de energía eólica con 2 mil 756 mw/h, seguido por Tamaulipas, con 815 mw/h, lo que significa que la producción de energía eólica es capaz de encender 6 millones 520 mil focos, y en tercer lugar Coahuila.

Lo importante de este evento reside en el respeto hacia el medio ambiente, pero también en la cantidad de empleos bien pagados que se habrán de producir a partir de esta energización y de la oportunidad de negocio que se abre para las empresas de Tamaulipas. Es por ello que el Gobierno del Estado ha venido impulsando la participación de empresas locales en cadenas de proveeduría del sector energético.

Y para ello se han venido realizando talleres de “Desarrollo de Proveedores en la Industria Energética”.

Hace apenas una década, el país contaba con sólo 86 megawatts de generación de energía eólica. Hoy, operan cerca de 4,500 megawatts en más de 46 centrales, distribuidas en 10 diferentes estados, que producen alrededor del 6% de la electricidad del país. Y tras la aprobación de la reforma energética en 2013, se han asignado nuevos proyectos por más de 2,300 megawatts eólicos y se espera que, hacia 2022, se disponga de más de 12,000 megawatts eólicos en 18 estados.

Para lograrlo, las empresas que construyen y operan plantas eólicas trabajan en el desarrollo de las regiones en las que se instalan, con acciones sociales, educativas, deportivas y culturales, y estimulando nuevas actividades productivas que abonan a la calidad de vida de las comunidades y de sus habitantes. Y ello está ocurriendo en Tamaulipas.

La llegada de estos proyectos implica un movimiento constante de personas durante las fases de desarrollo, construcción y operación, proceso que requiere de recursos humanos directos y que detona la demanda de servicios, alojamiento, alimentos y proveeduría de materiales a nivel regional. Esto es, la economía local y regional se detona con la llegada de este tipo de proyectos, los cuales son viables a muy largo plazo.

En ese mismo sentido, el alcance de los beneficios permea en el campo académico, pues, en estados como Tamaulipas, se fomenta el estudio a nivel profesional, con carreras tradicionales y otras nuevas, así como posgrados y especialidades relacionadas con las energías renovables y la sustentabilidad, lo que permite el desarrollo de talento nacional y su incorporación al campo laboral con salarios bien pagados.

El crecimiento de la industria eólica va de la mano con mejoras en las entidades en donde tiene presencia, caso Tamaulipas, pues si bien es ambiental y ecológicamente responsable, también se suma al impulso económico y social del país a partir de un compromiso permanente por fomentar espacios de encuentro, colaboración y concordancia con los distintos actores que conforman un México con vocación eólica.

El Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, ha insistido, y es uno de sus objetivos para la presente administración, lograr que el estado se posiciones en un lugar privilegiado en la materia, al promover que Tamaulipas no sólo cuenta con un recurso eólico de calidad sino con infraestructura de calidad, presente y futura, como el futuro puerto de Matamoros, universidades y un atractivo marco de inversión, los que permiten construir en el Estado un punto neurálgico para el desarrollo de la energía eólica. Tiempo al tiempo.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electró[email protected] Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Dejar un Comentario