Compartir
Detención de diputado venezolano saca a la oposición a las calles

Detención de diputado venezolano saca a la oposición a las calles

Juan Requesens tiene cinco días detenido; es acusado de organizar el atentado contra el presidente. Consideran que fue amenazado para aceptar su participación en el ataque con drones explosivos

Caracas, Ven. (Agencias).- “Juan, escucha, tu lucha es nuestra lucha”, coreaban unas 300 personas que protestaron en una plaza de Caracas exigiendo la liberación del diputado opositor Juan Requesens, detenido por supuestamente apoyar el “atentado” denunciado por el presidente Nicolás Maduro.

A la manifestación, convocada por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), asistieron la hermana del parlamentario, Rafaela Requesens y su padre, Gregorio Requesens, así como diputados del Parlamento de mayoría opositora.

Los familiares del legislador denunciaron que ni ellos ni sus abogados han podido verlo. “Mi hijo está desaparecido”, afirmó Gregorio Requesens.

Juan Requesens, de 29 años, fue detenido por el servicio de inteligencia (Sebin) en Caracas, luego de lo cual la oficialista Asamblea Constituyente le retiró la inmunidad parlamentaria a él y al diputado Julio Borges, quien también tiene orden de captura por el ataque contra Maduro, pero está exiliado en Colombia.

La investigación por el ataque con drones cargados de explosivos que el sábado 4 de agosto detonaron cerca de un acto militar en el que estaba Maduro, quien denunció un “magnicidio frustrado”, dio un giro luego de que Requesens admitiera bajo arresto haber tenido contacto con uno de los supuestos implicados.

El diputado dice en el video que ayudó a Juan Monasterios, ex militar detenido por el ataque, a ingresar a Venezuela desde Colombia. Monasterios testificó haber contribuido a que los drones entraran al país.

Los opositores denuncian que Requesens fue amenazado o drogado para dar ese testimonio.

“Juan Requesens fue sin duda alguna torturado. Aunque no fue golpeado su cuerpo (…), la tortura blanda existe y significa amenazar, amedrentar e incluso quien sabe si drogar a una persona para conseguir de él lo que se espera”, denunció el legislador Juan Andrés Mejía.

Dejar un Comentario