Compartir
El estorbo del Congreso

El estorbo del Congreso

La limpia en el PRI de Tamaulipas tiene que ser profunda, generalizada y real, con una transformación sin complacencia, tolerancia, amiguismo y compadrazgo, además con una enérgica investigación y sanción a los responsables de su debacle y extinción para hacerle justicia al leal y sincero priismo estatal.

Si quieren devolver al PRI su fuerza, competitividad y éxitos, tendrán que sacudirse la intervención lucrativa de los ex gobernadores Eugenio Hernández y Egidio Torre y su montón de pandilleros, ya que son acusados de negociar posiciones políticas y hacer mal uso del presupuesto del financiamiento público.

La desempolvada tiene que ser total. Si quieren recuperar la credibilidad de los priistas y la sociedad en general, tienen que sustituir al “Checo” Guajardo y su montón de lambiscones inútiles y a los consejeros, al estar contaminados de la política “geñista” y “egidista”, quienes no venden su alma al diablo, porque no tienen.

El PRI nacional está obligado a rendirle cuentas al priismo tamaulipeco sobre el “trabajo” del espurio, antidemocrático, vendido, mercantilista, traidor y títere Sergio Guajardo Maldonado, para que explique el gasto del dinero de las prerrogativas y el fracaso electoral de la dirigencia a su cargo.

A “Chequín Guajardín gandallín” lo acusan de vender candidaturas a los priistas, de negociar con partidos de la competencia, de

gastarse el dinero del financiamiento público en viajes, manutención familiar y “francachelas”, de permitir la intromisión en decisiones del partido a los mencionados ex gobernadores y de inútil, por no cumplir con su obligación y responsabilidad como dirigente.

Ante ello, la dirigencia nacional partidaria debería integrar una comisión espacial para que venga a investigar las acusaciones contra Guajardo Maldonado al frente del CDE del PRI y castigarlo con la expulsión, porque seguramente le encontraría gran cantidad de irregularidades que podrían convertirse en delitos.

El priismo estatal y la sociedad tamaulipeca en general, ya no quieren un PRI que huela a Eugenio Hernández Flores ni a Egidio Torre Cantú, porque los ven como los traidores y responsables de las derrotas y la pausada desaparición de este instituto político.

Uno o dos nombres de políticos que se han mencionado, no merecen ni nombrarlos como posibles candidatos para dirigir al PRI de Tamaulipas, pues representan a intereses de esos ex gobernadores y sería más de lo mismo y llevarían al ex “partidazo” a su total desaparición. Como dicen en los ranchos: “Hay que ser marranos, pero no trompudos”.

El valor supremo del PRI es su gente. La gente es la fuerza del PRI. Son frases que deberían sacar del baúl de los recuerdos para que sea hagan efectivas y no permitir que este partido sea manejado por unos cuantos “dinosaurios políticos”, ni convictos y ex presidiarios ambiciosos de poder político y económico.

Por cierto, al PRI de Tamaulipas, se le vaticina otro fracaso electoral en la elección de diputados locales, ya que Sergio Guajardo, lo dejará endeudado, multado, sin dinero, con pocos militantes, desprestigiado y desmantelado.

El proceso electoral 2018-2019 en Tamaulipas, debe iniciar a más tardar el 9 de Septiembre de este año para elegir a 36 diputados locales.

El PRI no está preparado para enfrentar ese juego electoral y si quiere, al menos competir, ya no ganar, tendría que trabajar mucho en la organización y selección de candidatos.

Sobretodo tendría que realizar una labor de convencimiento para elegir a sus abanderados, porque en esto habrá de batallar y mucho, ya que en estos momentos nadie quiere ser candidato del tricolor, por su fama perdedora.

Cambiando de tema, el que sólo sirve para estorbar el trabajo en el Congreso del Estado, es el licenciadillo Ricardo Gómez Piña, ex titular del departamento de Servicios Parlamentarios del Poder Legislativo Local, quien se ostenta como asesor del mini grupo de diputados priistas, los cuales por cierto, sólo cobran y no trabajan por el bien de Tamaulipas y su gente.

Gómez Piña, es obsoleto, representa al pasado autoritario y dictatorial, a la práctica antidemocrática, a la oposición de los intereses del pueblo, al debate sin fundamento, a la discusión sin razón, a la equivocación en la elaboración de iniciativas y al chisme y lambisconería para mantenerse en nómina.

Ya le es inútil al Congreso del Estado, su presencia perjudica y obstaculiza el avance legislativo por su mal asesoramiento, por lo que es conveniente su liquidación conforme a la ley, para agradecerle sus años de servicio, urge su retirada, dado que actúa con cansancio y mal humorado y de este tipo de servidores públicos entorpecen el buen trabajo de los “vientos de cambio”.

Este abogadillo de banqueta, no es de confiar, su amistad leal y sincera la tiene con ex presidentes del Congreso del Estado, y tener el enemigo en casa, creo que no sería adecuado para los diputados panistas.

Si los legisladores del PRI están promoviendo acciones legislativas tontas e inútiles y que por lo mismo se mantienen en la “congeladora” quiere decir que están mal asesorados, por lo tanto el perversillo de Ricardo Gómez Piña, no les sirve, es improductivo, nocivo y es posible que hasta los esté traicionando, pues tiene fama de desleal, por lo que mejor deberían darle las gracias y descanso definitivo.

En otro asunto, a algunos políticos les dan la oportunidad de servir y no la logran, tal es el caso de la delegada de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), Martha Guevara de la Rosa, quien permanece encerrada tomando café y comiendo galletitas en su oficina, mientras los comerciantes abusan de los consumidores.

La ex empleada burócrata federal, por cierto ex diputada local, no está desquitando su sueldo, pues tolera y permite que las empresas gaseras, gasolineras, zapaterías, tiendas de ropa y otro tipo de comercios roben a la gente a través de ofertas engañosas, del peso y medida y otras acciones que dañan la economía familiar-

La Secretaría de la Contraloría del Gobierno federal, debería establecer permanente inspección en la PROFECO a cargo de Guevara de la Rosa, para verificar que no tiene arreglos, componendas, acuerdos, negociaciones, cuotas o “moches” con comerciantes, ya que es su nula la supervisión que ejerce en los mismos.

Además, es una de las delegadas que pone gran cantidad de obstáculos para que el público consumidor presente las respectivas quejas en contra de abusivos y voraces comerciantes que no respetan los precios, que ofrecen ofertas engañosas y que roban a la población.

Mientras Martha de la Rosa, mantenga su opacidad, tolerancia y no cumpla con eficiencia con su responsabilidad, los comerciantes seguirán abusando del público consumidor. Si al Gobierno federal no le sirve, debería relevarla por personal eficiente, pues su obligación de proteger los intereses de los consumidores es hasta el último día de la actual administración pública federal.

Por otro lado, lo más seguro es que después del informe sobre el estado que aguarda la administración pública estatal, se realizarían los cambios de titulares en algunas Secretarías Estatales, entre ellas la de Educación y Salud, donde los resultados no son del agrado de altos mandos del Gobierno del Estado.

Lo cierto es que el Secretario de Educación, Héctor Escobar y la secretaria de Salud, Gloría Molina, han resultado ineficientes, ya que el primero no ha tenido la capacidad para cumplir con la modernización educativa y administrativa.

La señora Molina, ha sido tan irresponsable que mantiene un servicio de salud sin medicinas y equipo obsoleto, con pocos doctores y enfermeras con salarios para llorar, con hospitales sucios y patios enmontados, con trabajadores “aviadores” y con asignación de licitaciones para sus amigos.

La limpia también alcanzaría a la Secretaría de Obras Públicas y si nos apuramos también destituirían al Subsecretario de Ingresos, Arturo Soto Alemán, por pediche o extorsionador con la instalación de mini aduanas que provocó un fuerte enfrentamiento con la Secretaría de Hacienda Federal.

Ello derivaría cambios de subsecretarios y directores, a los cuales también les “echarán agua caliente” y pasarán a formar parte de la lista de desempleados.

Antes de que se me pase, el que sigue trabajando arduamente en la selección de su próximo gabinete, es el alcalde electo de Victoria, Xiconténcatl Gonález Uresti, quien sigue firme en cumplir con su compromiso de encabezar una administración municipal con las mujeres y hombres más capacitados para servir con eficiencia, honestidad y resultados a la sociedad victorense.

Y es que Xico González, tiene proyectado atender las necesidades en la zona rural en materia de producción agrícola, educación, salud, generación de empleos, seguridad pública y otras necesidades que la población le demandó su solución durante su campaña política.

Estableció el compromiso de transformar Victoria, de hacer un gran esfuerzo para resolver paulatinamente los problemas que enfrenta

Victoria y su gente y de impulsar la inversión y desarrollo que generen empleos que brinden estabilidad y tranquilidad a los diversos sectores poblacionales.

El dato: El trabajo de Francisco “Kiko” Elizondo en la dirigencia estatal del PAN, no es plausible, trascendente ni satisfactorio para sus jefes políticos, por lo que tendría que apretar las espuelas, porque de no hacerlo el populista Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena, le comerán el mandado en el proceso electoral para elegir diputados locales.

Correo:[email protected]

Dejar un Comentario