Compartir

Las pillerías y temor de algunos funcionarios

Algunos delegados de diversas secretarías del Gobierno Federal ya no duermen ni comen tranquilos. Los está invadiendo la intranquilidad y el nerviosismo.

Le han bajado a su arrogancia, despilfarros y prepotencia, saben que cometieron “pillerías” y que no están exentos de ser llamados a cuentas para que comprueben el gasto del dinero público.

Esto tras conocer la determinación del próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de combatir la corrupción.

Sin embargo, deben calmar sus inquietudes, apretones de mano y desesperación, pues se les recuerda que quien mandará en “Los Pinos”, no advirtió una cacería de brujas ni la aplicación de venganzas.

Tampoco precisó que encarcelará a los malos ex funcionarios, pero sí reafirmó que su compromiso de combatir la corrupción.

Interpretamos que lo hará, no llevando a la cárcel a los corruptos, pero sí exigiendo devuelvan a las finanzas del gobierno el dinero público gastado y que no puedan comprobar su legal destino.

Empero, los delegados federales tendrán que prepararse para sacudirse, tapar, borrar y resolver todo aquello que les pudiese generar olor a corrupción y generar problemas jurídicos legales.

No vaya a ser que cambie de opinión el tabasqueño López Obrador y una vez que le pongan la banda presidencial y tome posesión del Poder Ejecutivo Federal, decida castigar con cárcel la corrupción que pudiese detectar en las dependencias federales.

Muchos delegados federales se hicieron millonarios y alguna autoridad debería exigirles comprueben la procedencia de su riqueza y fortuna.

El señor López Obrador, si decide combatir la corrupción y encarcelar a quienes la practicaron tendría mucho trabajo, porque en el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, abundaron las ilegalidades que generaron el surgimiento de muchos nuevos ricos.

Llenaría las cárceles de ex funcionarios ladrones, porque difícilmente podrán comprobar que su fortuna la lograron con el sudor de su frente.

El próximo Presidente de la República debe privilegiar la protección de los derechos ciudadanos, no sujetarse a intereses y compromisos políticos, por lo que si algún funcionario del actual gobierno federal robo dinero tendría que cumplir con la legalidad y encarcelarlo.

Cambiando de tema, urge la coordinación real de esfuerzos entre el gobierno federal, estatal y municipal para que resuelvan las necesidades de los ciudadanos.

Actualmente trabajan de manera asilada, independiente y sin coordinación y no han podido reintegrar una vida pacífica, tranquila, con desarrollo y justicia a la sociedad.

Los tres niveles de gobierno necesitan unir esfuerzos para solucionar el problema de desabasto de agua, de pobreza y marginación, además para ofrecer más y mejor seguridad pública, para gestionar más inversiones que generen más empleos con buenos salarios.

Créditos para microempresas, entre otras acciones que promuevan el mejoramiento de vida de la ciudadanía en general y esto sólo podrán lograrlo en equipo, para que así cumplan con la obligación y compromiso que tienen con la población.

Pasando al terreno político y asuntos desagradables, Ambrosio Ramírez Picazo, renunció a la dirigencia del PRI de Victoria, para dar espacio a los organizadores responsables de la elección del nuevo líder de este instituto político.

A los priistas les debería dar igual si renuncia o no Ramírez Picazo, pues su liderazgo fue oscuro, ineficiente, improductivo, de retroceso, individualista y antidemocrático, tan intrascendentes son sus resultados que hay militantes de ese partido que apenas se van dando cuenta que dicho político novato y arrogante era su líder.

Tal parase que “Bocho” Ramírez fue nombrado para destruir al PRI Municipal, pues abandonó a los seccionales, a líderes agrarios, a dirigentes de colonos, a representantes de profesionistas y del transporte público y hasta las mujeres porristas, a todos estos les sacó la vuelta, los ignoró y es el responsable que ni las moscas se paren en las oficinas de este partido en la capital tamaulipeca.

Muy bien que ya dejará la dirigencia, acción que desde hace mucho tiempo estaba demandando el priismo victorense, pues Ramírez

Picazo, se convirtió en un “líder” burocrático, de escritorio y vividor de las prerrogativas que muy bien le sirvieron para cubrir sus gastos personales.

Este lidercillo improvisado demostró no tener vergüenza, al advertir que si el partido no registra una democratización, podría abandonar al PRI y emigrar a otro partido.

Seguramente ya está pensando en irse al partido Morena, donde muchos priistas traidores andan de barberos para que les den un puesto federal, ya que no pueden vivir si en el presupuesto público.

Ambrosio Ramírez, sepultaría la lealtad, que dice tenerle al PRI, para privilegiar la ambición, pues bien que sabe que en el tricolor no tiene futuro económico y le apostará a buscar cabida en MORENA para seguir de mantenido el Gobierno.

En otro asunto, un funcionario municipal de la capital tamaulipeca, está siendo investigado por autoridades estatales, al ser sospechoso de cometer irregularidades en el desempeño de sus funciones, principalmente incorrecta aplicación del dinero del pueblo, lo que podría derivar enfrente una denuncia y por consecuencia un proceso penal que lo encaminan a la fresca cárcel.

Lo cierto es que debería preocuparse y preparar su defensa con varios abogados y la comprobación del gasto del dinero, para que demuestre su correcta aplicación, de no hacerlo será un huésped del penal de Tamatán.

Por otro lado, un poco nerviosos deben andar varios presidentes municipal de Tamaulipas, tras el anuncio de la Secretaría de la Contraloría Gubernamental a cargo de Mario Soria Landeros, de

aplicar lupa a los Ayuntamientos para comprobar la correcta aplicación del dinero del pueblo.

El funcionario estatal advirtió que vigilará la aplicación correcta de los recursos de las administraciones municipales, esto luego del cambio de los gobiernos en los 43 municipios.

Comentó que aunque los municipios son autónomos en el proceso de transición, la Contraloría vigilará que los alcaldes salientes hayan aplicado sus recursos correctamente.

Dijo que si detectan irregularidades se hace una observación a la administración en funciones y si existe un desvío de recursos, se llama al ejecutor porque sabe cómo se aplicó el recurso.

Aseguró que con los nuevos alcaldes la Contraloría trabajará principalmente con el tema del Sistema Estatal Anticorrupción.

Dejamos ese tema y pasó a las recomendaciones. La delegación federal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Tamaulipas, debería ponerse a trabajar para que cumpla con eficiencia y resultados con su función y obligación, porque hasta la fecha no lo ha hecho y su titular, sólo se la ha pasado de vacaciones, dado que las carreteras se encuentran en pésimas condiciones y se están registrando una ola de asaltos en las mismas.

Hace varios meses aumentó el número de accidentes automovilistas con un saldo de decenas de personas muertas, esto por la carencia de una estricta vigilancia por parte de la Policía Federal Preventiva y por el mal estado de las vías de comunicación y señalización en las mismas.

Los Federales de Caminos, en lugar de hacer labores de prevención se encuentran cazando a los automovilistas para atracarlos, inventándoles circular a exceso de velocidad, contaminar el medio ambiente o no usar el cinturón de seguridad, exigiéndoles un “moche” de 500 a mil pesos por no elaborar la boleta de infracción.

La irresponsabilidad del actual delegado de la SCT, ha generando un incremento en los asaltos en las carreteras de Tamaulipas, lo que ha generado que muchos automovilistas viajen con temor o simplemente decidan no hacer uso de las mismas, por temor a ser víctimas de los infractores de la ley.

Se reporta que la carretera Victoria Monterrey nuevamente es campo fácil para el despojo de vehículos a profesores y productores, por lo que es necesario el reforzamiento de la vigilancia y seguridad en esta vía de comunicación por parte de elementos de las diversas corporaciones policiales para proteger la vida y el patrimonio de los automovilistas.

De no hacerlo, regresará la desconfianza la población y podría provocar la retirada de inversionistas y que los turistas no visiten las ciudades tamaulipecas.

El dato: Algunos políticos deberían ir preparando maletas, pues unos serán sustituidos en el cargo de secretarios y a otros que fueron funcionarios en pasadas administraciones públicas ya se les prepara el espacio para depositarlos en la fresca cárcel. Una disculpa por recordárselos, pero cada quien cosecha lo que siembra.

Correo:[email protected]

Dejar un Comentario