Compartir
José Mujica pide a México tener paciencia con gobierno entrante

José Mujica pide a México tener paciencia con gobierno entrante

En entrevista, el expresidente uruguayo habló sobre el reto al que se enfrentará López Obrador en su mandato, entre otros temas de actualidad

URUGUAY (Agencias).- “El Pepe”, como le llama la gente con cariño, es una muestra de sencillez y sobriedad. Con un traje de mezclilla y su mate siempre acompañándolo, dio una entrevista a los medios internacionales presentes en el Festival de Cine de Venecia y en la que no sólo explicó por qué accedió a trabajar con el director serbio Emir Kusturica para hacer un documental acerca de su figura, (“porque es un gran amigo y no le pude decir que no”), sino que también el diario El Universal pudo preguntarle su visión acerca del nuevo gobierno que está a punto de llegar a Los Pinos en México y del conflicto entre Nicaragua y Venezuela, entre otros temas de actualidad.

Nada más escuchar la palabra México, José Mujica reaccionó, “México lindo y querido. Es el país de América Latina que ha dado más asilo en su historia política. En 1940 por ahí recibió a más de un millón de españoles y a la gente no se le ocurrió hacer manifestaciones ni problemas por eso. Tuve muchos compatriotas que vivieron en México también en los años de dictadura”, comentó.

Respecto al gran reto al que se enfrentará López Obrador en su gobierno y los consejos que le daría dijo: “Es un país muy vasto, como dijo Porfirio Díaz, ‘tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos’. Está en una frontera maldita por la que pasa de todo menos la esperanza y le toca la coyuntura de un presidente raro del otro lado, pero creo que hay que respaldar a ese gobierno que intenta cambiar las cosas”, aclaró.

“El problema del narcotráfico también está ahí. Es el lugar de paso: México pone los muertos y la lana va para el otro lado, ¡vaya papel! Yo diría que tengan paciencia y acompañen al gobierno. El gobierno no puede hacer magia pero creo que México ha tenido una reacción, está buscando una salida, ojalá que no pierdan la oportunidad pero tengan la paciencia de respaldar a un gobierno que va a tener mucha dificultad… En América Latina precisamos estar más cerca de México y México más cerca de nosotros”.

Mujica ha hecho de la sencillez y la simplicidad su bandera. Se volvió una figura que todos siguen.

“No soy yo, es la necesidad de la gente que no tiene símbolos, no tiene cosas en qué creer. Yo no tengo la culpa, me agarran a mí como chivo expiatorio porque los seres humanos somos utópicos, necesitamos creer en algo y el tiempo moderno no nos deja creer en nada. Yo no soy otra cosa que un viejo sencillo y sobrio”, agregó.

El ex presidente uruguayo agregó: “Hay que tener tiempo para los afectos y las relaciones personales, la vida se nos va. No tiene sentido pasar la vida pagando cuentas. No puedo arreglar el mundo pero le puedo decir a los jóvenes: ‘tienes la libertad en la cabeza, no te dejes llevar así’. Viví muchos años preso y el día que me daban un colchón estaba contento. Y llegué a esta conclusión, las cosas fundamentales son muy pocas”.

El ex mandatario uruguayo también habló de si cree posible una solución a los conflictos en Nicaragua y Venezuela. “Ojalá que la haya pero soy viejo e hijo de un pequeño país que fue intervenido tres veces. Entonces lo de Venezuela y lo de Nicaragua lo tienen que arreglar sus respectivos pueblos y no meternos de afuera porque cada vez que nos metemos lo empeoramos”, dijo.

Sobre la gran situación de desigualdad social en el mundo y el crecimiento de figuras tan radicales como la de Trump explicó: “Creo que hay una causa muy profunda y es que la economía corporativa y ligada a las trasnacionales crece constantemente en su patrimonio mientras que la economía ligada a la clase media está profundamente estancada o tiene un crecimiento despreciable y hay un hondo sentimiento de frustración en la clase media”.

“A las corporaciones les va muy bien y la parte que más crece económicamente en el mundo es al interior de las empresas mientras que la clase media está como espectadora de aquel fenómeno y tiende a mirar hacia abajo y no hacia arriba. Entonces la explicación más corta es la que da Estados Unidos por ejemplo diciendo que la culpa la tienen los mexicanos que vienen a trabajar. En Europa los culpables según los gobiernos son los africanos, la inmigración. Es la visión corta que no ve lo que está pasando en el mundo contemporáneo”, finalizó.

Dejar un Comentario