Compartir
Inundaciones

Inundaciones

Grave, mjuy grave es el problema que vivimos cundo llueve: necesitamos el agua y se considera una bendición, dado que la escasez, la creciente mancha demográfica, la mala planeación y el pésimo estado de la infraestructura hidráulica nos llevan a tener muy poco líquido que realmente no alcanza para todos y se tiene que racionar.

El racionamiento se hace, según la autoridad, en base a las formas que se tienen para que llegue el agua: muchos se quejan de que en los fraccionamientos “Fifí”, como dijera el señor de Tabasco, nunca falta agua, sin embargo, nunca se han puesto a pensar que la mayoría de estos sitios tienen cisternas, tienen tanques, porque los constructores tuvieron la precaución de considerar este recurso cuando iniciaron la venta de terrenos.

Nuestra ciudad no estaba preparada para albergar a tantos miles de habitantes, razón por la que hoy falta agua, y además, no podemos dejar de pensar en la irresponsable actitud de los que dirigen la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, y que lejos de establecer un programa de rehabilitación de una red que casi cumple cien años, obsoleta, vieja, decrépita e inservible, prefirieron gastar el recurso en otro tipo de gastos que nada tienen que ver con el abasto de agua y sí con aspectos electorales.

Paréntesis para sugerir a la autoridad y al Congreso del Estado llamen a cuentas a esa gente que abusó de la confianza de los victorenses, y los pongan en su sitio, pero posterior a devolver el recurso que no se justifica en sus gastos.

El caso es que hay poca agua, y por ello, las lluvias se ven como una bendición… aunque nos ocasionan conflictos como inundaciones. Si bien es cierto que Victoria se llena de agua en sus calles en cuestión de minutos por falta de un adecuado desagüe, también no se puede ocultar que gran culpa de esto es consecuencia de la irresponsabilidad e ignorancia ciudadana, inclusive, de quienes presumen más de ser gente preparada, gente de buena cuna y escuela, pero que no tienen una idea de lo que es vivir en comunidad, y sobre existen pensando que son el ombligo del mundo, o como dijera Pily: “la última coca del desierto”.

Nada de eso: somos tan importantes en el contexto comunitario que unos sin otros no podríamos sobrevivir, y el asunto del agua se convierte en grave cuando vemos las alcantarillas que hay en la ciudad y que están llenas de basura: bolsas de plástico, envases de todo tipo y tamaño, desperdicios varios de esos irresponsables que tiran la basura bajando el cristal de su vetusto e ilegal automóvil, o de su lujosa camioneta, sin importarles el daño tan grande que hacen a todos.

Es obvio que una envoltura de cualquier cosa no hace daño, pero hay que pensar que somos unos 325 mil victorenses, y si cada uno tiráramos una envoltura de algo todos los días, hay que imaginar el montón de desperdicios que irían a las alcantarillas y las taparían, ocasionando las inundaciones como las que nos aquejaron la semana pasada.

La autoridad deberá establecer un programa emergente para limpiar los puntos donde se desahogan las calles, y en contraparte, nosotros, los ciudadanos, los de “a pie” tenemos que poner la parte que nos corresponde y no tirar siquiera una colilla de cigarro.

Es justo recuperar el mote de “Ciudad Victoria, Ciudad Limpia” que otrora fue nuestro, y que ahora nos queda mucho muy grande, gracias a una actitud completamente irresponsable.

Vemos que los problemas deben enfrentarse por parte de la autoridad y de la ciudadanía todos en conjunto para librar las consecuencias poco gratas.

La ciudad está mal planeada gracias a la voracidad de autoridades y constructores de antaño y los últimos, pero no podemos sentarnos a llorar nuestra desgracia, porque perderemos todo lo que hay, y nuestras calles seguirán padeciendo inundaciones que nos afectan a todos.

Llegó la hora de hacernos responsables y no culpar a los demás de un problema que en nuestras manos está solucionarlo. No seamos cochinos, en pocas palabras, y hagamos de la nuestra una ciudad limpia, que en eso todos salimos ganando.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario