Compartir
La Nacha me hace llorar

La Nacha me hace llorar

ANECDOTARIO.
POR JAVIER ROSALES ORTIZ.

Si ella sigue allá nos separan cerca de 8 mil kilómetros y ni como negar que su voz, sus melodías, su arte dibujan en algo las semejanzas de ayer y hoy entre una Argentina y un México en los que la población únicamente busca respirar.

Son, y han sido, dos países lejanos que se debaten entre la política, entre la llamada corrupción y la inseguridad y eso ha dado vida a una canción que brota bien por la boca de Nacha Guevara y que se titula “Yo te nombro Libertad”, en la que cada párrafo estremece por lo frío, por lo duro y, sobre todo, por lo cruel.

Y cómo no, si dice: Por la forma en que te atacan, por los hijos que te matan, por la gente sometida, por el justo ajusticiado y por aquellos que se esconden, escribo tu nombre en las paredes de mi ciudad, tu nombre verdadero, tu nombre y otros nombres, que no nombro por temor.

Eso, forma parte de la historia de una Argentina con serias dictaduras, pero en México no parece una casualidad, en algo coinciden y es por ello que lo que gritan hasta ahogarse nuestros compatriotas es la palabra: SEGURIDAD.

Y es que Tamaulipas forma parte de México y en este lugar un gobernador del PAN rasca y rasca para arrancar las costras que administraciones anteriores dejaron y, eso, es difícil pero no cesa en que baje el volumen en la boca de sus paisanos, el reclamo por lo que le ha pasado a sus hijos, a su familia.

Consciente, está Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de que esa labor es titánica, pero hace lo suyo, por lo menos así lo desglosó en su segundo informe de gobierno, en el que detalla mucho de lo que otros no hicieron en los largos párrafos que forman parte del boletín oficial.

Seguro es, que para él, acabar con la convulsión que vive Tamaulipas sería histórico y, por lo que deja entrever, no perderá el tiempo.

Ha puesto al servicio de la población un equipo de seguridad al que nadie le hace el feo, por el contrario, la población sabe que tiene a la mano una tablita de salvación a la que se aferra en medio del inmenso océano.

Y es de seguridad de lo que en todos lados se habla porque los casos poco publicados se multiplican, como dice Nacha, por la forma en que te atacan.

Además, que no decir de la gente sometida, si, por el temor de salir a la calle ha hacer aquella vida cotidiana que todos añoran.

Y luego de aquellos que se esconden que no se podrá contar.

Y del justo ajusticiado, algo que en México le sucede a todos aquellos que se atreven a hablar.

Y lo peor de todo, a los hijos que te matan en los sucesos colaterales o no.

A pesar de todo lo que se diga los tamaulipecos no han perdido la esperanza y piden que sus autoridades se recarguen las pilas para que por lo menos esta tierra norteña de una fuerte patada para que México no se aproxime totalmente a lo que los malos elementos han convertido a Argentina.

Clotilde Acosta Badaluco mejor conocida como “Nacha Guevara”, hace palpitar rápido los corazones con sus legendarias melodías aún ahora, aunque ya se haya perdido en el olvido.

Juzgue Usted si en sus rolas México y Argentina, tienen alguna similitud.

Por lo que a mi se refiere. Sí.

Y Nacha, aún me hace llorar.

Correo electrónico: [email protected]

Dejar un Comentario