Compartir
Zarpa de tigre… y tigresas

Zarpa de tigre… y tigresas

Sin lugar a duda que los días en que muchos nos alegramos de que el calor se haya escondido o ido son maravillosos, también existen asuntos que es importante y necesario tomar en cuenta y enfrentar; uno de ellos se refiere al servicio de rehabilitación de nuestras calles por parte de la autoridad del Municipio de Victoria, y que seguramente no estará muy contenta con las lluvias, pese a todo.

Y es que, aunque estamos muy frescos y contentos, las calles que tenían problemas tienen uno mayor, y algunas que fueron reparadas o rehabilitadas han caído nuevamente en esa desgracia de verlas como lo peor del estado, como el talón de Aquiles de la autoridad, y en redes sociales, el lavadero comunitario más grande, abundan los calificativos poco gratos para los que se encargan de ello y para los que prometieron que todo cambiaría al echar al PRI del Ayuntamiento.

Como podemos ver, pocas socas cambiar, y es que no tiene la culpa el Ayuntamiento y autoridad municipal que encabeza el alcalde Xico, sino el hecho de que no se puede evitar que haya desperfectos, propiciados por dos razones fundamentales: el clima que lleva a su paso todo, y la mala calidad con que se hicieron-y siguen haciendo- las obras de re-encarpetado.

Calles como la de Democracia que se encuentran en un desastroso estado, así como otras que resultan fundamentales para tener una vialidad aceptable, hoy por la lluvia están deshechas. Y entendemos que no se puede hacer mucho en tanto sigan las lluvias, pero también entendemos que la autoridad debe ponerse las pilas cuanto antes y no dejar todo para cuando el temporal y frente frío concluyan.

Hemos encontrado en el gabinete de González Uresti dos tipos de personas: los que entienden qué es un servidor público, y los que se sienten servidor público. Los primeros han tomado su compromiso y el de la sociedad como propio, y nos han respondido positivamente en la medida que se lo permiten sus capacidades y puesto.

Tuvimos la experiencia de ver algo en redes sociales que se significa por el compromiso de algunos servidores municipales: el reporte de una anomalía en servicios públicos y la promesa inmediata de solucionarlo. Al día siguiente, el asunto estaba atendido, lo que habla de esos servidores jóvenes, no maleados, profesionales y humanos que atienden lo que es su trabajo y cumplen con la ciudadanía, a nombre del alcalde.

No sabemos si Xicoténcatl se enteró, pero a su nombre se solucionan muchos problemas.

Contraparte es lo que sucede con algunos servidores que desde que tomaron protesta no están en sus oficinas, y por ende, no atienden. Se ha concertado una cita y es fecha que no tienen la decencia de responder la solicitud.

Punto en contra es que no se deciden a “conceder la audiencia” como ellas mismas dicen, cuando siempre hemos sido de la idea de que las mismas -las audiencias- solo Dios, porque ellos están para servir a la ciudadanía.

Ojalá el alcalde, por una parte, premie el esfuerzo de quienes se han puesto la camiseta y entendieron lo que es servir, y a esas otras personitas que sienten que desde su toma de protesta la virgen debe hablarles de usted, o que los ubiquen o que los echen y los cambien.

La ciudadanía merece mejores tratos y atención de sus servidores públicos, y eso es fundamental.

Muchos que están hoy en la nómina saben que es una maravillosa ¡oportunidad para servir y trascender, y saben, también, que estas inician con expectativas muy elevadas y se pueden mejorar en todos sentidos.

Pero para las otras, las que ya se sienten bordadas a mano, las intocables, nuestro pésame, porque no han entendido la oportunidad que se les está otorgando. No saben lo que es servir.

Y seguramente, cobrarán sus compensaciones abultadas pensando que las merecen, aunque los victorenses pensemos lo contrario. Esperanza de que mejoren la tenemos. Ojalá se bajen de la nube donde andan, porque las caídas son muy dolorosas.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario