Compartir
Contra la Obesidad, ¿hoy?

Contra la Obesidad, ¿hoy?

Con un nada honroso segundo lugar mundial, México es uno de los países donde el peso es problema mayor, y vaya en qué forma, porque fuera de los Estados Unidos de América, la capital de la comida chatarra, somos la nación con más obesos, personas con sobrepeso y por consecuencia, proclives a muchas enfermedades por necesidad, mortales.

Este domingo celebró el mundo el Día Mundial de lucha contra la Obesidad, con una serie de eventos que, en nuestro país se reflejaron de la manera acostumbrada: con las carreras de 5k, 10k y demás k.

No ayuda mucho y sí nos pone “·a la moda” de las carreras que hoy se estilan para todo, cuando la verdad sea dicha, en aspectos de obesidad, de poco sirven: no vemos gente obesa correr, ni gente que esté combatiendo la obesidad haciéndolo, porque sus organismos no responden al esfuerzo que implica una carrera de esta naturaleza, y sí pueden sufrir daños cardiovasculares severos.

Ser “gordito” ya no es chiste, ni moda ni broma: es ser víctima de bullyng, de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, cardiovasculares y más, porque el cuerpo está descompensado y suele reaccionar negativamente hacia uno u otro órgano.

Los gorditos están sentenciados a morir pronto si no toman cartas en el asunto, y es algo que debemos entender: no se trata de una moda, sino de una necesidad.

Estados Unidos, México y Nueva Zelanda son los países con mayor problemática, y hay que ver la diferencia entre el 1 y el 2, cuando los EE. UU. son, aparentemente un país desarrollado y nosotros subdesarrollados, el grave problema se presenta por igual en ambas naciones, es decir, no es cosa de dinero, sino de costumbres, de hábitos… de disciplina y querer hacer las cosas, suponemos.

Y, ¿qué hacer contra la problemática de sobrepeso y obesidad? La Secretaría de Salud ha insturmentado diversos programas tendientes a ayudarnos, pero si no nos acercamos, difícil será que se tengan buenos resultados. Solo en el Hospital Infantil de Tamaulipas se abrió una clínica para niños gordos, y no ha tenido el éxito deseado porque los padres evitan llevar a sus hijos a tratamiento, pensando que “darán el estirón”, que se pasará, o simplemente, porque son un fiel espejo: les vemos caminar a los niños gorditos, seguidos de una mujer gorda y un señor gordo: se copian las costumbres, y pensamos que los gordos deben ser de toda la familia.

No podemos dejar de pensar en lo grave que resulta este problema de salud pública, y la forma en que podemos controlar el alza de peso en nosotros. no decimos que la gente se convierta en un vegano o vegetariano amante de lo que no engorda y deje los tacos y más. Entendemos que son parte de nuestra cultura, pero podemos disciplinarnos en ese sentido y comer “chatarra” una vez a la semana, por ejemplo, y así, bajamos el consumo de cuestiones indeseables y ayudamos a nuestro organismo a estar y sentirse mejor.

Realmente ocasiona la obesidad muchos problemas de salud, es por eso que la autoridad insiste en que debemos tomar acción inmediata sobre todo hacia nuestros hijos, porque no nos parece justo tener a éstos con tremendas barrigas y papadas, cuando podemos enseñarles a comer mejor y crear en ellos buenos hábitos de vida, que es la mejor herencia que pudiéramos entregarles.

Por recomendación del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Alejandro García Barrientos, se invita a que acudamos a los centros de salud a pedir orientación sobre una adecuada nutrición. La Secretaría de Salud tiene un ambicioso programa para ayudarnos. Echemos mano de estos recursos y aprendamos a vivir mejor.

Siempre, alguien con sobrepeso u obesidad tiene mayores dificultades para vivir y mayores riesgos. Eso debemos tenerlo muy en cuenta, en este momento, este día y durante toda nuestra existencia.

Es por sobrevivir, por estar sin complicaciones: porque lo requerimos urgentemente.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario