Compartir
Remodelación cueruda

Remodelación cueruda

El alcalde de Victoria, Xicoténcatl González Uresti anunció obras de remodelación para nuestra capital, una de ellas, que supera los 120 millones de pesos.

Se trata, en primera instancia, de hacer realidad un gusto casi personal en convertir la calle Hidalgo en peatonal, sin importar que no haya estudios al respecto, ni que vaya a desquiciar aún más el terrible tráfico que hay en la misma, gracias a las brillantes ideas de quienes nos han gobernado, y a la incapacidad y mutismo de los agentes de tránsito.

Los agentes únicamente están en sus motocicletas y/o patrullas infraccionando: nunca disolviendo congestionamientos, ni en el centro ni en las escuelas de la localidad. Eso no es prioridad y pareciera que la prioridad es sacar dinero de donde sea, y las multas son un buen pretexto, aunque no se han atrevido a tocar con el pétalo de una rosa siquiera a la gente propietaria de lujosos automóviles que circula celular en mano, sin poacas y polarizados.

Esos no entran en los “infractores” de Xico.

Y se ha empeñado en hacer obras grandes como desquiciar la calle Hidalgo, y además ha anunciado que remodelarán el mercado Arguelles que, si bien es cierto que requiere urgentemente una buena mano, entendemos, y así lo capta la ciudadanía, que es más urgente atender el problema de las calles de Victoria que están más deshechas que nada, por la falta de calidad -léase: cobro excesivo de comisiones en detrimento de calidad- de los trabajos que se han realizado en los últimos años, y la falta constante de mantenimiento a las mismas.

Hace apenas unos días consignamos las obras del Paseo Méndez y Francisco I. Madero, que taparon verdaderas norias, y éstas ya están nuevamente al descubierto, lo que nos dice que los empleados de obras públicas no tienen siquiera una idea de cómo hacer el trabajo.

O de plano, no hay dinero para hacer bien las cosas, aunque somos de la idea de que se gasta el doble cuando se hacen trabajos “chambones”, mediocres, llenos de irregularidades que de poco o nada sirven.

Pensamos que esos 120 millones que Xico ha dispuesto para tener un mercado bueno podrían servir para dignificar las arterias de la capital tamaulipeca, que debiera presentarse en mucho mejores condiciones de las que hoy padecemos.

Está muy claro que no se toma en cuenta la opinión de los ciudadanos, los que votamos y los que decidimos, y eso, lo saben muy bien, cobra facturas muy elevadas, y Victoria tiene una población agraviada en muchos sentidos, y en los comicios se podrán dar cuenta del malestar existente.

Se trata de hablar con la autoridad y resulta que es el mejor consejero para los periodistas y los manda a todos a investigar: cierto, tiene razón, porque algunos no entendemos lo que es reportear, pero sería, en definitiva, mucho mejor que el alcalde elegido por la mayoría, lejos de aconsejar como llevar a cabo otras profesiones buscara un tutorial de cómo gobernar y tener satisfechos a sus conciudadanos.

Es inverosímil que tengamos esta calidad de calles, y no entra aquí el dicho común de echar culpa a los de antes: “es que recibí una ciudad hecha pedazos”… lo que queremos es tener un gobierno capaz de atender y resolver la problemática que vivimos.

Sin mencionar la falta de luminarias que es constante en muchos rumbos de la ciudad que parecen bocas de lobo y son proclives a que se cometan delitos en ellas. Entendemos que las apaguen para ahorrar luz, pero… no se vale que nos dejen a oscuras por dos o tres cuadras.

Como que es tiempo que los victorenses tengamos resultados acordes a nuestras necesidades, y que las promesas se cumplan en realidades. Queremos un gobierno cercano a la gente, competente y que nos resuelva los problemas.

Si nos preguntaran, pediríamos que antes del mercado arreglen las calles, porque causan mucho daño al patrimonio de miles de automovilistas, choferes, transportistas y afectan la economía popular enormemente.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario