Compartir
Edgar Melhem, autor de la fallida estrategia de Yahleel

Edgar Melhem, autor de la fallida estrategia de Yahleel

El Partido Revolucionario Institucional no encuentra la suya. Ni el cambio de dirigente, que no líder, le ha permitido al otrora partidazo, recuperar los espacios perdidos en los últimos años. Y menos, con los mismos personajes de mala reputación, se ve difícil que el PRI logre algo para la elección local del próximo año.

Y es que quien está aconsejando a la nueva dirigente tricolor en Tamaulipas, la neolaredense, Yahleel Abdalá Carmona, impuesta por el ex gobernador Egidio Torre Cantú, es el ex diputado federal por el Tercer Distrito Electoral, Edgardo Melhem Salinas quien, si revisamos un poquito su currículum partidista, en los últimos procesos electorales, ha sido un personaje perdedor que no sabemos bien a bien en que puede aconsejar a Yahleel. Le cuento los detalles.

Melhem Salinas intentó ser candidato a gobernador de Tamaulipas y fue derrotado por Baltasar Hinojosa Ochoa, quien para no dejarlo “suelto” lo integró como premio de consolación al equipo del Matamorense, nombrándolo responsable operativo en el municipio de Río Bravo. Al final de la elección, Edgardo Melhem entregó cuentas mochas a su partido y a su candidato, al perder Hinojosa Ochoa en Río Bravo contra el actual gobernador Francisco García Cabeza de Vaca por una diferencia superior a los cinco mil votos.

Después Edgardo quiso ser candidato a Senador del PRI y en el camino fue descarrilado por, precisamente, la hoy dirigente Yahleel Abdala Carmona y por el mantense Alejandro Guevara Cobos, ambos de su grupo parlamentario de Diputados Federales. Una vez más, Melhem no logró ninguna candidatura.

Tras esa derrota, Melhem fue incorporado a la campaña del PRI a la Presidencia de la República, como delegado en Tamaulipas del equipo de José Antonio Meade Kuribreña y como Usted ya sabe porque ya es historia, en Tamaulipas el ex Secretario de Hacienda perdió. Es decir, Edgardo Melhem entregó también muy malos resultados de esa encomienda electoral al conseguirle a su candidato presidencial Meade Kuribreña alcanzar un muy triste tercer lugar de la votación en Tamaulipas, con tan sólo 228 mil votos, mientras que Ricardo Anaya Cortés logró superar los 475 mil votos y Andrés Manuel López Obrador logró la mayoría con más de 786 mil votos.

Pero la historia de las derrotas de Edgardo no es nueva. Melhem Salinas perdió la presidencia municipal de Río Bravo con el inolvidable político riobravense Juan Antonio Guajardo Anzaldúas, quien lo vapuleo al ganarle por diferencia de más de dos votos a uno. Ello deja claro que a Edgardo ni en su mismo pueblo lo quieren.

No es ningún secreto que tanto a Edgardo Melhem Salinas como a su jefa Yahleel Abdalá Carmona les urge estar dentro del presupuesto público, por lo que no dude usted que ambos buscan ser a como de lugar ser candidatos plurinominales para el próximo año, porque no debemos olvidar para ambos es horrorizante vivir fuera del presupuesto público y ya les urge seguir recibiendo su millonaria dieta, como lo hicieron los tres últimos años en el Congreso Federal.

Además, Edgardo Melhem Salinas ha sido el impulsor y patrocinador de Roberto Benet Ramos, su cuñado, desde antes de ser alcalde y legislador. Y con los pésimos resultados de Benet y con el desastroso trabajo entregado a los riobravenses los dos se achicharraron políticamente.

Le comentaba que la estrategia que están aplicando desde la dirigencia estatal del PRI para recuperar terreno, estrategia diseñada por Edgardo y aplicada por Yahleel, es una estrategia fallida, equivocada, que no les va a traer buenos resultados. De ello se quejan quienes están cerca de Yahleel y que no son escuchados por la neolaredense, porque ella grita a los cuatro vientos que el impulsor de la estrategia priísta tamaulipeca es precisamente Edgardo, su asesor número dos, porque el número uno es Egidio Torre Cantú.

Con estos dirigentes, con estas estrategias y con tanta ambición y los intereses personales por delante, vemos un triste final de fiesta para el PRI tamaulipeco, porque en algunas semanas más empezaran las escaramuzas fratricidas por quedarse con los pedazos del PRI. ¿Y quién los ganará? A mi se me hace que, ante tanta ambición, el tricolor será nuevamente pulverizado y podría desaparecer. Tiempo al tiempo.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico [email protected] Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Dejar un Comentario