Compartir
Consejos para detectar y evitar que tu hijo sea víctima de bullying

Consejos para detectar y evitar que tu hijo sea víctima de bullying

En una situación determinada el bullying o el ciberbullying pueden dispararse dando inicio a una pesadilla con final incierto.

México.- El próximo 26 de agosto regresan a clases casi 26 millones de alumnos del nivel básico, por lo que vale la pena repasar la lista de útiles, rutas alternas por el tránsito, comida, tiempo, gastos… en fin, los requisitos a los que los niños y adolescentes tienen derecho, así como sus obligaciones; en este punto vale la pena mencionar que no se debe olvidar uno de los puntos más críticos en los últimos años: el “bullying” mejor conocido como acoso escolar.

Antes de adentrarnos en los 10 tips contra el bullying y el ciberbullying es necesario saber que todos los niños y adolescentes pueden resultar víctimas de acoso escolar o cibernético. Algunos por “más bellos” y otros por menos. Unos por más inteligentes o aplicados en las tareas y otros por menos. Unos por tímidos y otros por extrovertidos. Da igual. En una situación determinada el bullying o el ciberbullying pueden dispararse dando inicio a una pesadilla con final incierto.

1- La prevención

Ya que el bullying significa: acoso escolar es obvio que la primera prevención corresponde a los centros educativos en general y a los docentes en particular, pero en casa, los padres pueden hacer la diferencia.

2 – Cualidades antibullying

“En numerosos estudios llevados adelante por Bullying Sin Fronteras, UNESCO y otras ONGs internacionales ha quedado demostrado que ante el acoso escolar es mejor ser extrovertido que introvertido. En consecuencia puede trabajarse desde casa para que los tímidos y tímidas lo sean un poco menos. De ese modo esos niños y adolescentes serán un blanco menos débil para el bullying. Ser más sociables, abiertos y tolerantes ayudará a que haya menos víctimas y también menos acosadores.

3 – Para padres: lo primero el respeto por los hijos

Aunque parezca una verdad de Perogrullo, respetar a los hijos tal y como son, introvertidos o extrovertidos, generará una confianza en ellos mismos que actuará como el mejor antídoto contra el bullying.

4 – Evitar las odiosas comparaciones

Evitar desde el:
‘- por qué no eres como tu hermana’.
‘- a tu edad yo era mucho mejor alumnos’, etc.

Está comprobado que las comparaciones en niños y adolescentes pueden resultar devastadoras para el presente y para el futuro, con lo cual invitamos a los padres a tomar nota de esta actitud tan común en nuestros días en las relaciones parentales.

5 – Desarrollar la autoestima de los niños

Desarrollar la autoestima de los hijos, de manera tal que éstos sean autónomos e independientes, también constituye una poderosa arma contra el acoso escolar. Es positivo darles seguridad en lo que hacen sin poner acento sobre los fracasos, sino en los éxitos; y, sobre todo, en el esfuerzo empeñado.

6 – Enseñar el autocontrol

Fomentar el autocontrol de niños y adolescentes no solo sirve contra el bullying sino en la vida futura de esos pequeños y no tanto, que teniendo dominio sobre si mismos serán mejores estudiantes, tendrán mayores posibilidades en el cambiante mercado laboral y en suma serán mejores padres.

7 – Motivación y aprendizaje:

Las personas que se esfuerzan tienen más oportunidades que las que no lo hacen. Entonces animar a los niños y adolescentes en sus esfuerzos por estudiar, aprender y mejorar siempre tendrá recompensa, como el incremento de su capacidad de expresión y comunicación y el desarrollo del talento para las artes y las ciencias.

8 – Lo más difícil: predicar con el ejemplo:

Los padres siempre son el modelo para el aprendizaje de cómo encarar las relaciones sociales por parte de sus hijos. Enseñándoles a relacionarse con los demás, compartiendo juegos y aficiones, fomentando reuniones práctica de deportes, salidas, vacaciones compartidad y otros. Dejando de lado la PC, consolas de juegos y redes sociales, seguramente lograrán resultados beneficiosos para la familia y para el resto de amistades de estos niños y adolescentes.

9 – Más tiempo de calidad:

En los avatares actuales no es sencillo tener una charla entre padres e hijos porque las distancias, los horarios y las obligaciones laborales de los progenitores no siempre colaboran pero una comida compartida al mediodía o a la noche pueden resultar el mejor escenario para una conversación agradable y preventiva, tanto para el bullying como el ciberbullying.

10 – Nadie conoce mejor a los niños y adolescentes que sus padres.

Un niño que llega a casa triste con el uniforme manchado, el guardapolvo roto, con menos útiles, libros ajados o incluso golpes o heridas debe ser un inmediato llamado de atención para los padres. Un adolescente que se encierra en su habitación con la PC, que padece crisis espontáneas de llanto, que ya no habla o no sonríe también debe constituirse en una luz de alarma. La conversación inmediata y eficaz de padres e hijos puede constituirse en una prevención activa contra los flagelos del bullying y el ciberbullying y en un aprendizaje recíproco y duradero que ayudará a construir una confianza mutua en el seno del grupo familiar.

Es muy importante estar pendiente de nuestros hijos; ellos no deben sentirse hostigados por nadie, incluso ni por sus padres. La epidemia del siglo XXI —bullying— puede aminorarse siguiendo los anteriores pasos y poniendo atención al mas mñinimo detalle.

Dejar un Comentario