Compartir
La dama exigente

La dama exigente

La rebeldía, inconformidad, molestia y desesperación se desató entre los priistas tamaulipecos, con cuya actitud exigen o urgen a la dirigencia nacional del PRI presidida por Alejandro Moreno Cárdenas, la publicación del método de selección y la fecha de renovación para poder tener una dirigencia legitimada.

El PRI de Tamaulipas se encuentra moribundo, pues enfrenta abandono de militantes, fuertes multas de la autoridad electoral, nulo trabajo político y electoral, grillas internas, corrupción por el desvió del financiamiento público, desunión, desacuerdo y una arrogancia, prepotencia, altanería y despreció de la diputada local de “chiripa” y su actual “líder” Yahleel Abdala Carmona, quien siempre se preocupo por velar por sus intereses y no los del priismo estatal.

Logró ser legisladora del Congreso del Estado, por la vía plurinominal, esas posiciones que concede la Ley Electoral para cumplir con la pluralidad política, las llamadas de “chiripa”; ya se sentó en la silla del recinto parlamentario, pero la meolaredense, demostró que ni tan siquiera debatir ni legislar, mucho menos defender los intereses de sus representados..

Durante la sesión del domingo evidencio que sólo irá a cobrar de gratis, porque ni tan siquiera subió a tribuna a exigir al Gobierno Federal frene los constantes recortes a los apoyos económicos que le pertenecen a Tamaulipas. Debe considerar su solidaridad para exigir no se perjudique a la gente y que por encima de intereses personales, de grupo y partidistas, deben estar los intereses de los tamaulipecos. Eso le importa un comino.

Pero retomo, el asunto de la renovación del PRI y hago a un lado, a la burócrata dama que no tiene poder de convocatoria ni para reunir a su familia, para concretizarles que la diputada federal del PRI, Mariana Rodríguez Miér y Terán, consideró urgente la renovación de la dirigencia estatal del tricolor en Tamaulipas, para dar paso a la nueva etapa política y electoral de este organismo político.

Esta dama no tiene el valor moral, los elementos, facultades y quizás ni el derecho de exigir una pronta renovación de ese partido, puesto que jamás ha gestionado un vaso de agua a los tamaulipecos, no ha hecho trabajo de campo, no ha sudado la camiseta, no ha ido a las colonias, no se ha reunido con la gente pobre, no ha encabezado las cusas populares, no ha tenido encuentros con el priismo de abajo, todo se lo han dado y se lo han entregado en charola de plata

Fue impuesta por un ex gobernador en varios cargos públicos y la hizo candidata y la apoyó fuertemente para que fuera diputada federal, por lo que es la menos indicada para urgir el cambio de dirigencia del PRI de Tamaulipas, porque desde que se convirtió en representante popular, no se le visto trabajando en beneficio de los tamaulipecos. Decir sí a una iniciativa de ley y asistir a las sesiones de la Cámara Federal, no es trabajar en bien de la gente, porque las familias tamaulipecas necesitan se legisle para que baje el costo de la luz, los impuestos, el servicio telefónico, se gestionen ayudas para el campo, educación, generación de empleos, rehabilitación de carreteras y caminos, mejores políticas económicas que se reflejen en un mejor modo de vida de las familias.

Eso es lo que debería hacer la dama Marianita Rodríguez, quien con la bandera de la diputación sólo ha vacacionado y disfrutado del presupuesto legislativo, eso se esperaba de ella y es costumbre en su familia, porque la mayoría de sus parientes han sido unos vividores del presupuesto.

Dijo que esperan tener noticias del método de selección como de la fecha de renovación , para poder tener una dirigencia legitimada, fuerte y lista para continuar con la nueva etapa del PRI”.Y también puso requisitos, como si mucho hubiera hecho por el PRI, al contrario sólo ha vivido de las siglas de este instituto, al exigir que los candidatos y candidatas a la Presidencia y Secretaría General del Comité Directivo Estatal del PRI en Tamaulipas deben contar con el tiempo necesario para ir en busca del apoyo de la militancia y base partidista.

Y fue más allá, al pedir se privilegie la línea con que se eligió al Presidente Nacional de su partido Alejandro Moreno Cárdenas, para que sean los priistas tamaulipecos quienes designen a su dirigente estatal. Su opinión no vale, la que vale es la de todos.

Le aseguro que si ella fuera la candidata, no estaría exigiendo la aplicación de no más decisiones cupulares y que los candidatos a dirigir al PRI vayan a platicarlo con la militancia y sea en una votación abierta. Claro que estaría impulsando la imposición o “dedazo”, métodos que siempre avaló y la llevaron al puesto que ostenta.

Antes de emitir una opinión, debería salir del aire acondicionado, ir a los ejidos, comunidades, colonias y zonas céntricas de los municipios a trabajar por la gente, para que le lleve militantes al partido que le da de comer, hacer política desde fuera y sin partirse el pie, es de políticos irresponsables y vividores del presupuesto.

Debería tomar el ejemplo del ex alcalde, ex líder estatal del PRI, ex diputado y ex funcionario estatal y federal, Enrique Cárdenas del Avellano, quien con trinchera o sin puesto, siempre ha trabajado en beneficio de los victorenses y los tamaulipecos.

En su casa, en su oficina particular y hasta en la calle, Cárdenas del Avellano, ha sabido escuchar a la gente, recibir sus planteamientos y resolverlos. No se esconde de nadie, por eso muchos priistas tamaulipecos lo están apoyando para que sea el nuevo líder del PRI de Tamaulipas, y le ponga el ejemplo a Yaheel Abadala y a otros ex dirigentes como se hace trabajo partidista, porque capacidad y experiencia la tiene como para dar buenos resultados como líder del priismo tamaulipeco.

Dice que solo así el priismo de Tamaulipas recuperará la confianza, ya que aún tiene ánimo de participar con y por el partido.

Lo que tiene que entender esta dama, es que la confianza de todos los tamaulipecos, se gana con trabajo, escuchándolos, atendiendo sus demandas, gestionando apoyos, velando por sus intereses, apoyándolos para resolver sus problemas de salud, educación, desempleo y pobreza, no urgiendo la renovación del PRI.

Cambiando de tema, las autoridades competentes deberían establecer estricta y permanente vigilancia en la Escuela “Isauro Alfaro”, ubicada en la colonia “Las Flores” en ciudad Madero, para evitar que los alumnos sigan siendo víctimas de extorsiones.

Y es que existen denuncias de que personas ajenas al plantel educativo les piden dinero para no molestarlos. El director de la escuela Nicolás Saúl Treviño García, reconoció el problema, aunque aseguro que este tipo de reportes van a la baja. Ante la falta de vigilancia, los padres de familia se organizan para aplicar filtros de seguridad afuera del plantel, logrando sean menos los casos de extorsión. Urge el apoyo de las autoridades de seguridad pública, para impedir la actuación de los infractores de la ley.

En otro asunto, el gobierno obradorista, no ha cumplido con su promesa de bajar la tarifa de luz, el precio de las gasolinas y de aplicar una política económica eficiente que logre abaratar los productos alimenticios.

El Partido Morena y sus funcionarios son más de lo mismo y se considera que hasta son peor que anteriores gobiernos, porque al menos los ex presidentes ayudaban con despensas, según el Presidente Andrés Manuel López Obrador, con gorgojos, pero su gobierno no las da ni con gorgojos ni con hormigas ni nada. Sólo apoya a los jóvenes flojos, a los denominados “Ninis”, considerados “Los Chupacabras” del presupuesto federal.

El dato: Si ve por alguna calle de Tamaulipas, al Senador Américo Villarreal Anaya, por favor, recuérdenle que tiene un compromiso con los tamaulipecos de atender las promesas que hizo durante su campaña política, porque a la fecha no les ha cumplido y sólo lo han visto en los medios de comunicación declarando puras tonterías.

Correo: jrdelasota@hotmail.com

Dejar un Comentario