Compartir
INSABI insuficiente para suplir Seguro Popular

INSABI insuficiente para suplir Seguro Popular

El especialista en salud pública, miembro asesor de la Organización Mundial de la Salud, ex Secretario de Salud en México, Dr. Julio Frenk, en entrevista al Universal reconoció que el INSABI no cuenta con los recursos y los medios programáticos para sustituir y mejorar al Seguro Popular.

Un plan original era fortalecer al Seguro Popular, para junto al IMSS y el ISSSTE, dieran una atención integral a la salud en México, haciendo a esta universal, abarcando entre las tres instancias a la población abierta y cerrada mexicana.

De acuerdo a la entrevista a Julio Frenk Mora por El Universal el pasado 15 de enero, afirmó que después de 30 años de estudiar los sistemas de salud de todo el mundo, el exsecretario de Salud durante el gobierno de Vicente Fox y encargado de implementar el arranque del Seguro Popular, concluye: no es posible financiar los servicios de salud para todos los ciudadanos y menos con el presupuesto decreciente que cada año se le otorga a la SSA.

En entrevista vía telefónica, el presidente de la Universidad de Miami, en Estados Unidos, considera que la implementación del INSABI representa un retroceso de 40 años en el sistema de salud público mexicano, porque recentraliza en el gobierno federal la atención sanitaria, que ya ejercían los estados.

También le preocupa que a través del INSABI se le quitó la seguridad financiera que ya tenían personas sin seguridad social y que los 40 mil millones de pesos del Fondo contra Gastos Catastróficos se van a utilizar ahora para pagar nómina y gastos de operación, cuando con el Seguro Popular los recursos se dedicaban exclusivamente a la atención de pacientes (Fin de la cita en El Universal).

Hoy con el INSABI, el propósito de dar atención gratuita de salud a toda la población en México es excelente, pero no se puede lograr con pocos recursos; menos, si lo que se está destinando a la atención de salud ha ido decreciendo, y si durante años se dejó caer a los hospitales, infraestructura de quirófanos, laboratorios, clínicas, además de tener miles de trabajadores de salud en el país que no gozan de prestaciones y que ellos mismos no tienen seguridad social, bases, ni acceso a la salud.

El recurso destinado para la salud en el país es insuficiente; para el 2020 se acordó que fueran 634.3 mil millones de pesos, de los cuales el 50.3 por ciento es para el IMSS, y el resto se divide entre ISSSTE, INSABI y la Secretaría de Salud. En realidad solo aumentó en 2 por ciento el recurso del 2019, lo cual es insuficiente para cumplir lo que ha prometido López Obrador de asegurar la salud universal y la atención de calidad para toda la población en México; toda vez que el INSABI durante su primer año de operaciones contará solo con 112 mil millones de pesos, debiendo atender una población mayor que la que atienden en el IMSS y con menos presupuesto.

Hay que considerar que México tiene una alta proporción de habitantes sin ninguna protección de salud ni seguridad social, ya que cerca del 60 por ciento del empleo en el país es trabajo informal, lo cual significa que no están registrados ni en el IMSS, ni en el ISSSTE, y que no reciben atención médica en esos institutos, ni tienen cobertura para recibir pensiones.

El problema del INSABI es cómo garantizar lo que se prometió: dar la atención gratuita y de calidad, sin cuotas de recuperación, ni cobros por medicamentos, estudios de laboratorio, operaciones y demás servicios.

Para que el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) funcione de manera óptima, requiere más de 400 mil millones de pesos extra a los 112 mil millones de pesos etiquetados para este 2020, señaló la diputada federal Maricarmen Cabrera Lagunas.

En declaraciones a reporteros, la diputada de la Costa Grande por el Partido Encuentro Social (PES) dijo que el proyecto es muy bueno y que ayudará a los más vulnerables del país pero que por el momento, no cuenta con el recurso suficiente para su funcionamiento.

Dejar un Comentario