Ayuntamiento de Altamira, Tamaulipas, deberá indemnizar a un asistente despedido en el 2011

POR DAVID ZARATE CRUZ

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Ayuntamiento de Altamira, deberá pagar la indemnización constitucional y salarios caídos al asistente personal del director del Centro de Rehabilitación Integral (CRI) del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Municipal, despedido injustificadamente el tres de enero de 2011, por el Alcalde Pedro Carrillo, ya que mediante la ejecutoria 62/2020 Magistrados Federales le negaron el amparo al Municipio, por argumentar que era trabajador de confianza.

El Magistrado Daniel Ricardo Flores López, del Segundo Tribunal Colegiado en Materias Penal y de Trabajo del Décimo Noveno Circuito, determinó que, en principio, el cargo de asistente personal no está mencionado en el catálogo referido en el artículo 203 del Código Municipal de Tamaulipas, sin que pueda equipararse al puesto de secretario particular referido en la fracción VII de dicha porción normativa, como lo pretende el Ayuntamiento de Altamira, por lo que no era trabajador de confianza.

El 11 de abril del 2019, el Tribunal de Conciliación y Arbitraje de los Trabajadores al Servicio del Estado y los Municipios (Tcatsem), emitió el laudo del juicio laboral 221/2011, por medio del cual condeno al Ayuntamiento de Altamira, a la indemnización constitucional y pago de salarios caídos, el órgano municipal recurre al juicio de amparo argumentando que era personal de confianza similar al de secretario particular.

El Magistrado Daniel Ricardo Flores López, a quien correspondió estudiar el asunto, determinó que, además, en todo caso, no resulta determinante que alguna ley, reglamento o cualquier otra disposición normativa de carácter general atribuya a un cargo o función la calidad excepcional de trabajador de confianza, sino que se trata de una presunción que admite prueba en contrario y al ser aplicable sobre todo a los hechos jurídicos, entonces debe encontrarse plenamente demostrado lo relativo a las actividades desplegadas por el trabajador.

Esto es, que desarrolló labores de dirección, inspección, vigilancia y fiscalización, pues sólo así, el hecho presumido se tendrá por cierto, lo cual es coherente con el carácter protector de las leyes laborales hacia el trabajador, quien es la parte débil de la relación laboral; por tanto, si en la especie no opera la presunción legal, porque el cargo de asistente personal no está mencionado en el artículo 203 del Código Municipal y no puede equipararse al puesto de secretario particular.

Ante ello el pleno judicial, negó el amparo al Ayuntamiento de Altamira.

Notas relacionadas