Compartir
Entre Nos Cierran las campañas

Entre Nos Cierran las campañas

Por Carlos Santamaría Ochoa

Finalmente se cierran las campañas y el consenso popular llevará a ocho tamaulipecos a San Lázaro por la vía de los votos y a otros por la vía de una fingida representación proporcional que, insistimos, es lo más injusto que existe, dado que llegan por amistad con quienes gobiernan y mandan y no por ser las mejores opciones, aunque hay sus excepciones de repente.

El asunto es que el hemos de acudir a elegir a quienes nos representen, y para ello existen varias opciones de distintos partidos políticos, aunque de todos es sabido que la fuerza la concentran dos o tres personas y los demás son una comparsa para hacer como que vivimos en una democracia donde se elige a los que la gente decide.

La realidad, y nadie podrá rebatirlo, creemos, es que siempre gana quien merece la confianza de la mayoría aunque ésta última no sea abrumadora, pero sí es importante el hecho de saber que tiene un porcentaje de simpatías mayor que los demás.

En ese sentido, el abanderado priísta en el distrito que corresponde a Victoria, Miguel González Salúm comienza con eventos de suma importancia en los que se congrega una buena cantidad de simpatizantes que, finalmente, deberán manifestar su verdadero apoyo a través del sufragio: de otra forma no vale.

No vale el que diga alguien a un candidato que está con él y no se refleje en las urnas. El que quiera llegar necesita la simpatía cruzada en la boleta correspondiente y eso lo sabemos todos. No llegará el simpático que todos aplauden pero que no consigue nada porque su campaña la fundamenta en reuniones con menores que, dicho sea de paso, no tienen derecho a votar. En ese sentido, siempre hemos sido partícipes de una adecuación a la ley electoral que debe castigar a quienes llevan menores a las manifestaciones políticas. Se atenta con los derechos de los niños y se les exhibe como faltos de voluntad.

El que uno quiera o no ir es cosa personal, pero llevar a los menores tiene otro nombre, y en ese sentido, nos pronunciamos en contra.

Otros candidatos hicieron una más discreta campaña y recorrieron sitios que seguramente nunca más visitarán, prometiendo, también, lo que nunca más prometerán porque no llegarán y porque no tienen capacidad para lograrlo. Esos también hicieron su campaña.

Pero de todos es sabido que quien ha mostrado más fuerza en las encuestas verdaderas es, para el distrito de Victoria, el abanderado priísta Miguel González Salum, y en el caso del Mante, las encuestas favorecen por muy amplio margen a Alejandro Guevara Cobos, entre otros contrincantes que hicieron algunos su lucha y otros como que la hicieron, pero no les alcanzó para llegar a pensar en un triunfo.

Es la verdad la que vale y en ese sentido muchos de los comités de campaña se han dedicado a sembrar dudas en redes sociales haciendo ver que la encuesta de tal firma favorece a nuestro candidato fulano de tal; nada hay más alejado a la  realidad, y suponemos que se sabrá quien o quienes obtendrán su pasaje para viajar al D. F. y ocupar una curul.

El  candidato Miguel González Salúm se ha desempeñado muy activamente y ha puesto en la mesa una realidad que tenemos y que no podemos ocultar, poniendo también algunas propuestas lógicas, razonables, congruentes con la realidad y que, de llegar Miguel, seguramente las veremos hechas realidad como sucedió en la ocasión anterior en que ocupó el mismo lugar que busca ahora.

Mante y Nuevo Laredo, según expertos, están decididos, igual que Tampico, para el PRI quedando algunas dudas en otros sitios como Matamoros, pero no podemos suponer o dilucidar un resultado apegado a la realidad.

Ese se conocerá el domingo de la elección, pasadas las 20 horas, cuando en forma oficial se conozca el nombre de quienes nos representarán. No antes, y esa decisión, la del pueblo, deberá ser inapelable, le pese a quien le pese.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario