Compartir
Anecdotario … A votar de ha dicho

Anecdotario … A votar de ha dicho

Por Javier Rosales Ortiz.

A votar de ha dicho… Escasos son los días que nos separan de esa jornada cívica que por fin asoma su rostro este domingo 7 de Junio, la cual a unos les quita el sueño y, a otros, les provoca que elucubren en la mente fantasías, quimeras, porque así es esto.

A pesar de todo, de todo lo que ha decorado las semanas previas a ese momento que ya se acerca, se nota en los tamaulipecos una carita llena de ánimo y de esperanza  y lo que se dice en la calle en torno al proceso federal de este domingo invita a pronosticar que la participación ciudadana será  nutrida.

No se habla en la calle, en los restaurantes, en los campos deportivos, en los bares de otra cosa que no sea el proceso que vivirá Tamaulipas y de los candidatos de los partidos que se disputaran las diputaciones federales, quienes ya agotaron todo lo que traían  en la mochila para cautivar al electorado.

Su oferta es atractiva y unos feos y otros bonitos dejaron que el sudor rodara por su cara y que salpicara en el piso, porque la jornada fue titánica, pero nunca los dominó el agotamiento y, eso es bueno.

Con menos kilos la mayoría y otros ojerosos y demacrados los abanderados aun no pierden la sonrisa, porque así es esto, una pasarela similar a la de la farándula llena de reflectores, de oropel y de colores vistosos.

Son hombres y mujeres, unos conocidos y otros no, que dieron la cara y la batalla para que este ejercicio democrático los premie o los sepulte, según sea el caso.

Ellos recurrieron a todo para hacerse notar y fue así como decoraron su campaña con melodías contagiosas, con jóvenes vigorosos que parecían hormigas en cada esquina, con vestimenta llamativa y con gimnastas y bailarines improvisados que le dieron color y categoría al momento.

La mayoría de los candidatos a esta altura ya están plenamente identificados, estuvieron todos ellos a nuestro alcance, por eso ahora nos corresponde favorecerlos o rechazarlos en las urnas.

Otra cosa que se dice en la calle es que a diferencia de otros estados donde se celebran comicios el mismo día en Tamaulipas casi brilló por su ausencia  la guerra sucia, los descalificativos personales, los improperios, la grosería que por lógico provoca que la jornada pierda estatura.

Ellos, los candidatos, y los  organismos y funcionarios electorales ya hicieron lo suyo, por eso no es justo ignorar su trabajo, que fue limpio y ordenado.

Votar es un deber cívico, un derecho que tiene todo ciudadano, por ello quince minutos bastan para favorecer o, para castigar.

Contra los pronósticos de la iglesia católica y de algunas voces de la iniciativa privada existe la confianza en que los electores saldrán bien bañaditos este domingo a la calle, porque es una oportunidad que no se debe desperdiciar.

Aquí no hay truco, la decisión es nuestra y la oferta la tenemos al alcance de la mano.

Ahora nos toca a nosotros, ahora va la nuestra.

Por eso señores y señoras que no los domine la modorra.

Y a votar se ha dicho.

Correo electrónico: [email protected]

Dejar un Comentario