Compartir
Entre Nos … Los hay humanos

Entre Nos … Los hay humanos

Por Carlos Santamaría Ochoa

 

Entre Nos … Los hay humanos … Cierto, es difícil, pero algunos son seres humanos aún en mente y cuerpo; en cuerpo no es difícil establecerlo por nuestra condición de homo sapiens: dos piernas, dos brazos, torso, pecho, abdomen, cuello y cabeza, que a veces no tiene lo que debiera –neuronas, criterio, nobleza e inteligencia- pero ocupa el sitio que debe.

En el aspecto de mente, hay diferencias: los hay que sienten, como dice la colega Jaramillo, que se sienten “bordados a mano” y consideran que el estar incorporados a un equipo de servidores públicos en el área de comunicación les hace ser distintos a los demás, y se encierran en su burbuja de cristal, denostando a la mayoría y repartiendo su tiempo y recursos con sus más allegados –y allegadas-colegas, quienes disfrutan no de favores personales sino institucionales, informativos y más. Los hacen ser distintos ante sus iguales, porque la serie de privilegios de que son objeto los separa del grueso de sus colegas.

Como que hay dos clases, dirían en tiempos de la nobleza.

Pero otros que son partícipes de una oportunidad de servir a alguien en alguna situación relacionada con su imagen aprovechan muy bien la oportunidad: su calidad humana los convierte en verdaderos gestores de la imagen a través de a información y gestión de trámites para adquisición de ésta en otras instancias. Lo anterior se traduce en que los jefes de prensa, directores de comunicación, titulares del área o como se les quiera llamar son, a veces, los mejores agentes publicitarios de una dependencia o servidor público, porque le hacen ver con la calidad humana que les caracteriza el por qué la gente piensa lo que piensa o hace lo que tiene enfrente; también les muestran cual es la realidad que viven en ese momento y les plantean alguna forma de cómo enfrentarlo de acuerdo a las circunstancias.

Hemos visto en más de tres décadas y media ver pasar a muchos de éstos; desde el inolvidable Chucho Arzola, hombre con una calidad humana insuperable y digna de ejemplo, hasta los que hoy ocupan las distintas áreas en el gobierno tamaulipeco, encabezados por Guillermo Martínez como principal responsable: los hay en muchas dependencias y cubren necesidades de información que,  cuando no hay veda electoral, son útiles y satisfactorias para los que ejercemos el periodismo.

Es justo reconocer que todos ellos son tan humanos como nosotros: no tienen nada especial y cometen errores como cualquiera de los seres humanos del planeta, más, dentro de esta apasionante actividad que se llama periodismo.

Pero lo que no se debe permitir es contar con “entes” que olvidan su capacidad y calidad humana y nos tratan como si fuéramos objetos o máquinas que nos discriminan o que “nos hacen el favor” a veces, de contestar alguna llamada, o de “conceder” una audiencia, olvidando que han sido contratados para servir al gremio periodístico.

Pero, insistimos: los hay humanos que tienen sentimientos como cualquier persona y entienden las necesidades de toda índole de los periodistas.

Y en ese sentido nos ha llamado mucho la atención el escrito que Mario Cancino ha compartido en la red de redes respecto a su función como titular de prensa de un caballero y entrañable amigo: Miguel González Salúm, y con quien coincide en la calidad humana como persona y como profesionista.

¿qué se recibe de gente como Cancino?

Atenciones, contestación a llamadas, explicaciones a cualquier situación que se presente, y lo más importante, que desde que le conocemos –hace ya muchos años- sigue siendo el mismo ser humano, con la calidad como tal que le caracteriza y con la sencillez que otorga la certeza de ser un buen profesional de la comunicación.

Perdone el lector, pero de vez en cuando es importante y necesario hacer ver los valores que tenemos dentro de la gente ligada a los medios, desde el ámbito privado, es decir, desde los mismos medios, como también desde el ámbito oficial, que, como explicamos, nos muestra el lado humano de ellos. Solo nos queda la solidaridad y agradecimiento al amigo, al profesionista, suponiendo que vendrán más responsabilidades… y éxitos.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario