Compartir
Entre Nos… Inundaciones y lluvias

Entre Nos… Inundaciones y lluvias

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos… Inundaciones y lluvias… Es un tema recurrente: llueve y nuestras calles se inundan, siendo que en algunos sectores, por distintos motivos, se convierten en verdaderos ríos. La muestra más clara la vemos en la calle 16 –Norberto Treviño Zapata- o en los libramientos de la ciudad, en la calle Francisco I. Madero y muchas más, donde realmente hay problemas cuando las nubes dejan caer toda su fuerza en nosotros.

Y hace unos días vimos una publicación agresiva pero realista: grupos ambientalistas nos culpan a nosotros de gran parte del problema, argumentando que, dicho sea con propiedad: por “cochinos” tenemos lo que padecemos.

Hay una impresionante toma del río San Marcos con el caudal de agua de la reciente tromba, donde no se sabe qué es lo que llama más la atención, si el caudal de agua o la cantidad impresionante de desperdicios, basura y cochinadas que todo mundo hace por tirar en nuestras calles y que tapa alcantarillas, provoca problemas serios y obstruye las vías de desagüe que, de por sí, son bastante deficientes.

Es increíble que no tengamos conciencia: miles –sin exagerar- de personas que manejan y bajan el vidrio y tiran sus papeles y más, pensando que no es mucho el problema, pero hay que imaginar si tiráramos una envoltura de algunas galletas, y si los más de 350 mil habitantes lo hiciéramos, hay que pensar que el problema es bastante mayor, y en ese sentido, todos tenemos culpa.

Llegamos a tirar la basura en las esquinas a cualquier hora: no respetamos los horarios argumentando que la autoridad no nos respeta en los mismos, pero no ponemos de nuestra parte.

Somos muy buenos para culpar a Alejandro Etienne y a los de la Comapa por las inundaciones, pero no entendemos que ni Etienne ni Comapa tiran esa bestial cantidad de basura en nuestras calles, tapando alcantarillas.

Cierto es que la autoridad tiene obligación de procurar el servicio público, pero si no les ayudamos, está muy difícil dar respuesta a la demanda que produce la irresponsabilidad y la falta de criterio de todos nosotros en cuanto a colaborar para que la nuestra siga siendo una buena ciudad, limpia y con servicios acordes a su calidad de capital de estado.

No es posible, sinceramente, que hagamos estas cosas sin pensar en que los más perjudicados somos nosotros.

Hemos visto fotografías y videos de los trabajos que hacen las autoridades competentes en cuanto a desazolve y recolección de basura en los drenes pluviales, en las alcantarillas, y realmente, si usted supiera y viera lo que ahí surge se espantaría, porque la cantidad es impresionante de todo lo que ahí se encuentra y las cantidades “industriales” en que se presenta todo esto.

La Comapa tiene sus deficiencias como vemos, pero también tiene sus aciertos, y si queremos que no fallen, pues sería prudente hacer la parte que nos toca para así poder exigir al cien por ciento.

No pensamos que sea congruente llegar a gritarles que por qué no hacen su trabajo cuando los ciudadanos no cumplimos con nuestros deberes.

Nos molesta mucho que las cosas se hagan mal y a medias, pero esto lo hemos visto tristemente durante años, y la excusa estúpida es que así somos los mexicanos, a lo que nos cuestionamos si siempre seremos un pueblo mediocre y mal hecho; ¿no tendremos ganas de ser mejores?

O realmente, ¿será muy difícil ser ordenados y poner los desperdicios en su sitio para que los recoja la autoridad, y otros hagan su tarea de desazolve natural?

Si no colaboramos, es importante saberlo: no se pueden pedir milagros, y menos, exigir a la autoridad que cumpla con su responsabilidad cuando la base de toda comunidad somos las familias y los individuos y éstos, la base, no cumplimos con nuestros deberes naturales.

Es hora de poner orden en nuestras actividades y exigir orden a la autoridad, pero sin olvidar aquel viejo dicho que reza: “El buen juez por su casa empieza”, así que, si no ayuda, quédese callado (a) y no exija, porque realmente no tiene derecho a hacerlo.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario