Compartir
Entre Nos…Más de las cuotas escolares

Entre Nos…Más de las cuotas escolares

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos…Más de las cuotas escolares… Diferimos totalmente de la opinión que tienen muchos servidores públicos, funcionarios y algunos ciudadanos respecto a las cuotas escolares, porque entendemos que son una necesidad. Quien no ha vivido la educación de sus hijos en escuela oficial no sabe lo que habla, y entendemos que no tiene autoridad para opinar al respecto.

Mucha gente se pronuncia porque no se pidan cuotas y en ese sentido hay que entender que la autoridad con que contamos actualmente no enfrenta todos los gastos de las escuelas, motivo por el que los padres de familia en forma organizada lo han hecho para solventar gastos tales como insumos de limpieza, papelería y otros que no surgen de la nada y no se pagan tampoco, de la nada.

Algunos diputados se manifiestan por la exención de estas cuotas, sin embargo, si se les pidiera ayuda para estos gastos, ¿aportarían lo necesario en las escuelas?

Es muy fácil criticar, y para varios padres de familia es muy fácil negarse argumentando tener gastos más importantes, sin embargo, si checamos quienes son los que repelan de estos pagos, podemos observar que son los que nunca dejan de organizar una fastuosa quinceañera, o los que tienen borracheras al menos una vez a la semana: para los cartones de cerveza sí hay recurso, pero no para una situación propia de nuestros hijos.

Deprime saber que no se quiere colaborar, y no coincidimos con la opinión del diputado Ramiro Ramos Salinas en el sentido de que no se debe orillar al pago de la cuota, porque los padres tienen muchos gastos; en ese sentido, no concebimos que un director o profesor diga a alguno de nuestros hijos: “no puedes ir al baño porque tu padre no coopera para papel higiénico o pinol para limpieza”: sería totalmente inhumano.

Pero tampoco nos parece justo que un padre coopere para que todos los niños tengan cloro, pino, escobas y trapeadores, porque, finalmente, estos son beneficios o necesidades de todos los que acuden a la escuela y no de unos cuantos. Por eso no estamos de acuerdo en que se pida no exigir estas cuotas.

La educación es tarea de todos, y la parte de la autoridad se debe exigir totalmente pero también la de los padres de familia: no consideramos adecuado dejar toda la paternidad al Estado, y entendemos que nos tienen que otorgar este derecho constitucional, pero hay que colaborar con algo.

Ahora bien, si pidiéramos a esos padres que no colaboran para que sus hijos tengan botellones de agua purificada y botiquín disponible, llamadas de emergencia cuando se requiere y más, que nos ayudasen en la limpieza de la escuela, en los baños o algo así, se ofenden y no lo hacen. O sea, queremos que nos den y no dar nada a cambio.

Los padres que más exigen y repelan de estas cosas son los que menos colaboran, y eso lo saben los profesores y directores, y no podemos negar esa triste realidad: estamos acostumbrados a pedir, a exigir, pero no a dar algo a cambio.

Son los que más exigen los que se estacionan en doble fila y en sitios para personas con discapacidad, los que gritan que sus hijos no pagarán nada y los que no son capaces de nada, de aportar nada, absolutamente nada.

Es por eso que como ciudadanos pediríamos a nuestros diputados darse una vuelta y considerar las necesidades de las escuelas públicas previo a hacer pronunciamientos de exención de cuotas, que se den cuenta de lo que vivimos a diario los padres de familia de las escuelas públicas y que, acordes con las necesidades reales que se viven a diario, tanto en las escuelas como en las familias, y pugnen porque haya más presupuesto a escuelas, que no falten insumos, que no falte infraestructura de toda índole, y entonces, entonces puedan exigir que los padres no paguen.

Mientras tanto, que entiendan y se pronuncien porque haya equidad en todo, incluyendo gastos de manutención, y que no solapen a los que se agarran de cualquier pretexto para no pagar su colaboración que, insistimos, son los primeros en la “coperacha” para la carnita asada o las cheves para ver el partido. Seamos congruentes con lo que se pide y con la realidad de nuestra nación y nuestro estado.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario