Compartir
PROFEPA detectó cinco clínicas médicas con graves irregularidades

PROFEPA detectó cinco clínicas médicas con graves irregularidades

Aureliano Salinas Peña, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.
Aureliano Salinas Peña, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

 José Luis Ávila / Reportero

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  La  Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA, detectó cinco clínicas médicas con graves irregularidades de efectos al ambiente, las cuales podrían ser sancionadas para garantizar el cumplimiento de la normatividad legal, todo ello en las primeras 14  visitas de inspección en siete municipios de la entidad.

Por esta situación anunciaron, autoridades Federales de PROFEPA, recios operativos de inspección y vigilancia en  clínicas y hospitales, públicos y privados de Tamaulipas, a fin de verificar el manejo de los residuos peligrosos biológico- infecciosos en cada una de estas instalaciones.

A estas unidades y hospitales a las que  se les detectó un manejo inadecuado de los Residuos Peligrosos Biológico infecciosos (RPBI) se les dictarán medidas correctivas.

Todo ello en base al cumplimiento de las disposiciones oficiales establecidas en la Ley General de Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), y su reglamento, aclaro Aureliano Salinas Peña delegado federal de la PROFEPA en Tamaulipas.

El delegado federal apuntó que este tipo de residuos al ser considerados de cuidado debe contener agentes biológicos infecciosos que de acuerdo a la norma se definen como “cualquier microorganismo capaz de producir enfermedades”

Asimismo el personal de la PROFEPA de esta delegación revisa que las instancias de salud también se apeguen a la Norma Oficial Mexicana NOM-087-SEMARNAT-SSA1-2002, la cual trata sobre protección ambiental, salud ambiental, residuos peligrosos biológico, infecciosos, clasificación y especificaciones de manejo.

Sobre las anomalías más graves detectadas fueron: no realizar la separación de residuos peligrosos biológico infecciosos (RPBI) y la de residuos sólidos urbanos (basura común), lo que ocasiona que se mezclen; también se observó que de manera inadecuada dieron disposición final de los RPBI en rellenos sanitarios (basureros).

Asimismo, los inspectores federales de la PROFEPA detectaron en ocho unidades médicas irregularidades leves (de carácter administrativo, control documental y equipamiento); y en un nosocomio no se observaron irregularidades.

Dejar un Comentario