Compartir
Entre Nos Educación: ¿No les dará pena?

Entre Nos Educación: ¿No les dará pena?

Por Carlos Santamaría Ochoa

 

Entre Nos … Educación: ¿No les dará pena?… Alarma el grado de inconsistencia y cinismo realmente. Los mexicanos estamos preocupados, porque en el máximo foro popular encontramos una serie de diatribas que ofenden la inteligencia de los ciudadanos.

Muy difícil resulta defender a un sistema caduco, inoperante y falto de congruencia como el educativo nacional, donde nuestros hijos resultan buenos alumnos en la medida que se cruzan con una buena o buen profesor y ellos mismos tienen ganas de aprender, pero dentro de un sistema obsoleto y burocrático donde la verborrea de personas como Emilio Chuayffet es primordial.

Los senadores exponen las verdades y la realidad de los maestros que cobran como si realmente trabajaran. Queremos aclarar que nos referimos a esos vividores que succionan a través de su sindicato y ahora de la CNTE, no de los que tienen verdadera vocación; por favor, quien cumpla con su vocación, no se sienta ofendido.

Hay sueldos millonarios y ofensivos de maestros que cobran en nóminas secretas en todo el país, y eso no es noticia: lo sabemos, lo conocemos pero queremos hacer como que no lo vemos.

Dice Chuayffet que el Plan de Estudios está terminando su revisión y está en modelos de estudio para poderlo presentar no como definitivo aún, a una sociedad ávida de mejoras educativas.

También comenta que es importante considerar que la Reforma la hacen todos sus protagonistas, incluyendo padres de familia, educadores y funcionarios, pero no ha explicado por qué no resulta verosímil su discurso, y tampoco por qué siguen solapando movimientos en aras de suspender clases en diversas partes del país.

Habla sobre la Reforma  y asegura, sí marcha, pero solo lo ven sus ojos seguramente, porque en la vida real, sinceramente resulta alarmante el nivel educativo y de organización existente en la Secretaría de Educación Pública.

Daniel Amador Gaxiola, Senador por Sinaloa es un claro símbolo de la desvergüenza existente en la Cámara Alta: defiende al sistema, al secretario y a todo lo que se hace con una vehemencia que espanta, ofende.

Sinceramente, da tristeza ver la actitud de algunos senadores que se doblegan a una forma de gobierno que nos lleva a nada, a ningún lugar. No mereceríamos ese tipo de personajes, si no fuera porque los votamos nosotros mismos.

El secretario Chuayffet asegura que los profesores, en cualquier sitio se constituyen como actores claves para que la reforma educativa se traduzca en acciones y reitera que en los años que tenemos del gobierno actual todo se ha hecho bien.

Los que tenemos hijos y los mandamos a la escuela, a las escuelas públicas sabemos lo que tenemos en casa; quienes tuvimos la oportunidad de contar con una educación de calidad –oficial por supuesto- sabemos que falta o no algo a la formación de nuestros herederos, y no suponemos que el uso de tabletas o computadoras harán más inteligentes a nuestros hijos.

Suponemos que no va por ahí,  que se tiene que hacer algo diferente, y suponemos también que resulta determinante que los actores involucrados en todos sentidos podamos hacer nuestra función: no está bien que el padre, el funcionario, el maestro o el alumno estén fuera de su responsabilidad, porque, finalmente, es tarea de todos y el resultado será aprovechado o padecido por el México de todos, sin descartar cualquier grupo social.

La comparecencia de Chuayffet no pensamos haya sido positiva, porque quienes conocemos un poco del lío actual sabemos que hay problemas, y para solucionarlos se debe, primero que todo, reconocer la situación actual, y en segunda instancia, hacer lo que cada quien tiene que hacer, para que, ahora sí, tengamos muchachos y jóvenes con otro tipo de actitud que nos lleven a disfrutar de un México mejor.

No nos gustó la comparecencia del secretario de educación, y entendemos que no ayudará en mucho a México.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario