Compartir
El camino de Sacyr hacia la innovación abierta

El camino de Sacyr hacia la innovación abierta

 

Sacyr ha puesto en marcha la séptima edición de sus premios de emprendedores. Un concurso que, más allá de su impacto mediático, ha aportado a la compañía de infraestructuras algunas de las herramientas que hoy emplea en sus unidades de negocio. Y no sólo los ganadores de cada edición consiguen desarrollar proyectos piloto junto con la compañía: de entre los finalistas también surgen algunas alianzas comerciales y otros lazos de colaboración.

Sacyr tiene claro que la innovación abierta tiene un único objetivo: generar valor para el negocio. A diferencia de otras grandes empresas, cuenta con una moderada flexibilidad en su política comercial, lo que le permite cerrar acuerdos con empresas que no necesariamente cumplen con unos requisitos mínimos de facturación o solvencia, por ejemplo. Porque la innovación abierta, para ser eficaz, necesita no sólo de la organización de concursos y aceleradoras de start up, sino fundamentalmente de una cultura y una organización abiertas a los nuevos tiempos de cambio.

Diez minutos para convencer al jurado

No es fácil llegar a cerrar un acuerdo con una gran empresa como Sacyr. La estadística juega en contra. En la sesión de ayer, participaron los creadores de siete start up preseleccionadas de entre casi ochenta candidaturas. La mayoría contaba con experiencia profesional en el sector tecnológico o de la construcción, un producto ya validado, clientes, escasa deuda y una orientación muy clara a los negocios en los que Sacyr está presente.

De esos siete proyectos, el jurado escogió durante la jornada a los tres finalistas, que optarán a un premio de 50.000 euros, en forma de préstamo participativo por el 5% o 10% del capital. El proyecto ganador se asegurará asimismo el desarrollo de un proyecto piloto junto con la constructora. El nombre del ganador se dará a conocer el próximo 26 de octubre, después de una selección final por parte de un equipo de expertos interno.

El jurado estaba formado por un equipo multidisciplinar de representantes de la innovación en España: Daniel Carreño, presidente de General Electric en España; Jaime de Jaraiz, CEO LG Electronics Iberia; Gonzalo Galindo, CEO de Cemex Ventures; Isaac Hernández, country manager de Google Cloud para España y Portugal; Ana Segurado, directora de Telefónica Open Future; Javier Adroher, consejero de Sacyr y emprendedor; María Benjumea, CEO y fundadora de Spain Startup; Víctor de Ávila, director general de Estrategia y Desarrollo corporativo de Sacyr; Fernando Lozano, CEO de Valoriza; Fernando Pardo, representante de Sacyr en el consorcio del Canal de Panamá; y Elena de Arrieta, por parte de EXPANSIÓN ECONOMÍA DIGITAL, el canal de contenidos sobre innovación tecnológica y transformación digital de EXPANSIÓN.

Los emprendedores tuvieron cinco minutos para presentar sus proyectos, a los que se sumaron otros cinco minutos de preguntas por parte del jurado. En total, una hora y media de presentaciones, tras lo que se sucedieron las deliberaciones del jurado. Se tuvieron en cuenta los siguientes criterios:

  • Nivel de innovación tecnológica
  • Generación de nuevos modelos de negocio
  • Generación de valor y monetización
  • Facilidad de implantación
  • Escalabilidad
  • Potencial del equipo emprendedor

Finalmente, se seleccionó las siguientes tres start up: Zapiens, Liphi Technologies y DotGIS.

  • Zapiens es una plataforma que permite a las empresas identificar quiénes son los expertos sobre una materia determinada y que cuenta con clientes de la talla de Volkswagen, Unilever, Siemens, Correos, Telefónica, Nespresso, L’Oréal o Deutsche Bahn. Zapiens parece haber solventado uno de los grandes problemas de las aplicaciones para empleados: la baja adopción entre la plantilla. Según sus creadores, registra una tasa de uso del 65%.
  • Liphi Technologies es un proyecto en una etapa más temprana de desarrollo, pero muy ambicioso. Sus creadores aseguran ser capaces de llevar conectividad a zonas donde no llega la radiofrecuencia (como túneles o minas) a través de bombillas LED. Esto permitiría transmitir imágenes, vídeos y voz, en tiempo real. También se podrían monitorizar los sensores instalados en una obra o geolocalizar personas o recursos. En el equipo fundador hay varios expertos en fotónica de la Universidad Carlos III y Rubén Criado, CEO de una empresa llamada Luz Wavelabs sobre la que ya hemos hablado anteriormente.
  • Y por último, DotGIS es una joint venture creada junto con ACS, especializada en análisis geoespacial. La empresa utiliza la tecnología GIS para plasmar grandes cantidades de datos en mapas interactivos. Teóricamente, la plataforma es capaz de pasar modelos BIM a GIS. El jurado también valoró muy positivamente la composición del equipo, procedente en su mayoría del CSIC e IBM.

Dejar un Comentario