Compartir
Caen en anorexia y bulimia por problemas familiares

Caen en anorexia y bulimia por problemas familiares

Las personas que tienen estos padecimientos también enfrentan abandono, soledad y abuso; otro factor que incide es la alta exigencia en estos núcleos para llegar a un estándar de perfección

(Agencias).- La anorexia y bulimia son trastornos alimenticios multifactoriales. No se trata únicamente de buscar una figura delgada. Sin embargo, el común denominador que se encuentra en la mayoría de los casos es el contexto familiar.

La especialista en trastornos alimenticios, Ana Guillermina Venegas Ortega, advirtió que además de la moda y los mensajes que se reciben a través de redes sociales, programas televisivos y blogs para tener una figura delgada, influyen de forma importante los problemas familiares.

“Es la clave de este tipo de pacientes. Ves mucho abandono, soledad, y realmente tiene que ver el conflicto familiar que va desde la separación, una crianza inapropiada, alguna psicopatología de los mismos padres y abuso físico. En 90% de los casos que yo he visto hay abuso sexual y psicológico, y por lo general de un familiar directo”.

Por otra parte, la directora de tratamiento de la fundación Consulta y Asesoría Integral para el Tratamiento de la Anorexia y Bulimia A.C (CAITAB), María Angélica Pérez García, aseguró que en los 12 años que ha atendido a este tipo de pacientes ha observado que vienen de familias exigentes.

“Está el tema del contexto de exigencia para llegar a un estándar de perfección, pero toda línea de trastornos alimentarios tienen más su base en problemas dentro de los núcleos familiares. Familias exigentes, estrictas, o bien, familias que no comparten las comidas. No hay convivencia, hay cierto grado de violencia, alcoholismo del padre y la obesidad de la madre, que está en dietas continuas y los hijos crecen con esta idea de ser delgados”.

Durante 2016, el Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme) atendió 213 casos de anorexia y bulimia. En comparación, entre enero y agosto de este año se encargó de 144.

La directora de este espacio, Lorena Hernández Muñoz, explicó que los pacientes presentan baja autoestima, conflictos de aceptación. Además, vienen de familias disfuncionales en las que los progenitores cuentan con antecedentes de trastornos mentales.

Es complejo tratar estos trastornos

La directora de Departamento Regional de Nutrición y Bienestar Integral del Tecnológico de Monterrey, Daniela Gordillo, indicó que la anorexia y bulimia son trastornos que llevan consigo otra serie de problemas, por lo que es complejo tratarlos.

Aunque no son considerados problemas de salud pública, al compararlos con lo que puede llegar a causar la obesidad, el común denominador de los trastornos de conducta alimentaria es el mismo.

“Podemos englobar el sobrepeso y obesidad. Estos mismos pacientes pueden tener bulimia; son las mismas bases. La persona con obesidad quiere verse bien, puede darse un atracón y vomitar”.

TESTIMONIO

“Empecé a caer en el círculo de estar triste y comer”

Cuando los problemas eran insostenibles en su casa, pues su familia tenía conflictos por alcoholismo y violencia, Ana decidió dejar Nayarit y mudarse a Jalisco. Tenía 17 años.

Cuenta que en Guadalajara se refugió en la comida. Todas sus emociones las canalizaba en esta acción, aunque después vomitaba los alimentos.

Su autoestima estaba por los suelos. No contaba con el apoyo de sus padres ni podía resolver sus problemas económicos. Este fue el contexto que acompañó su caída en la anorexia nerviosa y la bulimia.

“Se me empezó a salir de las manos. Empecé a caer en el círculo de estar triste y comer. Era el único momento en que me sentía feliz”.

Cuando tenía 22 años, al verla delgada y enferma, la sacaron de la escuela donde estudiaba psicología. Entonces se internó en una clínica de anorexia y bulimia. Pesaba poco más de 40 kilos, 20 menos de los que tenía anteriormente. Había perdido mucho cabello y, por el vómito, algunos dientes.

No duró mucho en el espacio. Recayó varias veces y sus días eran comer, vomitar hasta 20 veces y tomar laxantes.

“Yo pesaba 30 kilos, pasaba mucho tiempo acostada, tenía los huesos expuestos, se me cayó casi todo el cabello y mis dientes, no podía caminar, no me bañaba. Yo era un títere de la comida y ella mandaba en mí”.

Luego de que su papá la ingresó en un anexo para personas con adicciones en Nayarit, Ana regresó a Guadalajara para terminar su carrera. Volvió a la clínica en la que había iniciado su tratamiento. La atendieron médicos, nutriólogos y dentistas. Empezó a comer de forma sana.

Actualmente, Ana tiene 33 años y una hija de cuatro. Trabaja en una escuela y es entrenadora de voleibol.

Está consciente de que puede tener recaídas, pero trata de ver la vida como otra oportunidad que recibió después de tocar fondo.

GUÍA

¿Qué es la anorexia?

Se caracteriza por un adelgazamiento voluntario, producido por una disminución importante de la ingesta de alimentos.

Se llega a extrema delgadez en casos graves, y se presenta principalmente entre los 13 y 18 años, con mayor frecuencia en mujeres, con una relación 10 mujeres por un hombre.

Los pacientes con este problema son controladores, tienen miedo a subir de peso, tienen desnutrición y alteraciones en la imagen corporal.

¿Qué es la bulimia?

Se caracteriza por una ingesta rápida y excesiva de alimento en un periodo corto de tiempo, seguido de métodos compensadores inadecuados como la purga y el vómito.

Se presenta entre los 11 y los 20 años, con la misma relación de 10 mujeres por un hombre.

Las personas con este problema se dan atracones de comida en menos de dos horas y luego vomitan. También usan laxantes y diuréticos.

Su aspecto corporal se inclina hacia sobrepeso. Todo el tiempo piensan en perder kilos.

LAS CIFRAS

329 casos de bulimia y anorexia se registraron en Jalisco durante 2016. Esta cifra representa 13.8% de los dos mil 375 que se reportaron en todo el país. La incidencia más alta en la Entidad se da entre los jóvenes que tienen entre 10 y 14 años.

70,000 pesos mensuales puede llegar a costar el tratamiento de bulimia y anorexia en una clínica especializada en estos trastornos alimenticios.

SEÑALES DE ALARMA

ANOREXIA
• Reducción de peso.
• Desnutrición.
• Piel seca, pérdida de cabello o uñas quebradizas o moradas.
• Nacimiento de vello en la cara.
• Fatiga sin razón aparente.
• Manos y pies fríos.
• Estreñimiento.
• Calambres.
• Falta de menstruación durante dos meses o más.
• Aumento de caries.
• Irritabilidad.
• Pánico a la báscula o uso excesivo de la misma.
• Medición excesiva de calorías.
• Clasificación de alimentos en prohibidos o permitidos, y poca ingesta.
• Perfeccionismo y control.
• Verse mucho en el espejo o evitarlo a como dé lugar.
• Uso de ropa muy floja.
• Masticar chicle durante todo el día.
• Exceso de ejercicio.

BULIMIA
• Atracón de comida y sentimiento de culpa.
• Ir al baño mientras se come.
• Cambios drásticos en el peso.
• Estreñimiento.
• Fatiga.
• Falta de menstruación.
• Erupciones en dedos por el ácido que provoca el vómito.
• Voz ronca (el ácido del vómito les quema).
• Aumento de caries.
• Preguntas sobre su peso.
• Hablar constantemente de la figura.
• No están satisfechos con su peso.
• Se ven obesos en el espejo.
• Ayunos prolongados.
• Tragan los alimentos.
• Lista de alimentos prohibidos.
• Tienen alimentos en su cuarto.
• Ingesta de alcohol.
• Promiscuidad.
• Búsqueda excesiva de aceptación.
• Sentimiento de soledad.

Dejar un Comentario