Compartir
Hipódromo Político … Juan García Guerrero, ¡otra vez en las andadas!

Hipódromo Político … Juan García Guerrero, ¡otra vez en las andadas!

Por Carlos G. Cortés García

¿Se acuerda de Juan García Guerrero? ¿Aquel personaje de triste recuerdo que fue llevado a Reynosa por la #historicaalcaldesa Maki Ortiz Domínguez, y a quien puso al frente de la COMAPA, siempre como encargado de despacho, claro? Bueno, además de estar haciendo negocios, y dicen que muy jugosos con la administración municipal de Reynosa, ahora se sabe que se anda moviendo y jugando “sus fichas” para lograr que su hija, la Senadora suplente de Maki Ortiz Domínguez, Andrea García García, busque la candidatura del PAN a la Presidencia de Ciudad Victoria.

Así como lo lee Usted querido lector. Andreíta quiere ser alcaldesa de Ciudad Victoria, y ocupar la silla que hoy detenta el priísta Oscar Almaraz Smer.

Es claro que a pesar de ser la suplente de Maki en la curul del Senado, Andrea no tiene mayor mérito ni político ni administrativo para ser alcaldesa. Y me parece que no es el personaje más adecuado para ocupar esa candidatura. El PAN, el Partido Acción Nacional que dirige en Tamaulipas Francisco Elizondo Salazar, tiene una baraja de personajes que harían un buen papel como candidatos, y por supuesto como alcaldes a partir del próximo primero de octubre del 2018, y todos ellos mejor, mucho mejor, que Andreíta.

Y no es que Andrea no lo sea. A lo mejor sí. Pero su papá le va a estorbar. De hecho, le estorba ya y mucho. En los pocos meses que estuvo como encargado de despacho de la COMAPA en Reynosa, Juan demostró lo voraz que se puede ser cuando le faltan a uno escrúpulos. No supo manejar al organismo, no supo establecer relaciones con los medios, se complicó su vida con los trabajadores y con el Sindicato y se sintió de a de veras. En Juan García Guerrero se hizo realidad la máxima aquella de “el que nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”.

Y la locura le ha durado a Juan hasta el día de hoy. Y por ello, ya se anda moviendo en busca de su próximo zarpazo político que sería lograr la candidatura a la alcaldía de Ciudad Victoria para su hija Andreíta, primero, y después buscar ganar la silla en las urnas el próximo primero de julio de 2018, aunque hay que recordar que Juan nunca, en política, ha ganado ningún cargo de elección popular.

Además, hay que recordar la adicción de Juan a la mitomanía. Cuando fue corrido vergonzosamente de la COMAPA de Reynosa, su excusa fue filtrar que se iba porque lo llamaban del Gobierno del Estado para ocupar un cargo de primer nivel, lo que claro, nunca ocurrió. Juan es de ese tipo de personajes que se parecen al Niño Dios: En todos lados están y en ninguno lo pueden ver.

Pero volviendo al caso de Andreíta, antes de ser Senadora, desde 2008, fecha en que terminó su carrera en el Tecnológico de Monterrey, como licenciada en Administración Financiera, y hasta 2016, tiene cinco empleos en su haber. ¡Wow! Si, aunque Usted lo dude, Andreíta completó cinco empleos, más la maestría y más varios cursos de capacitación. Eso es capacidad.

Pero, ¿Andreita tiene experiencia política? No. Ninguna. Fuera del Senado al que llegó de rebote, la hoy Senadora no tiene un solo cargo de elección popular ganado como titular, no ha participado en política partidista, bueno, ni siquiera tiene alguna campaña, aunque haya perdido, como su papá.

Además, a Andreíta no se le conoce a nivel popular. Los ciudadanos, la gente, en las colonias de Ciudad Victoria no saben de ella y ello pesaría de manera directa en una elección. Andreíta resultó senadora suplente cuando la alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz Domínguez llegó al Senado, con los votos ganados, claro, del hoy gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, al igual que llegó a la Presidencia Municipal de Reynosa.

Cuando Maki se viene a como alcaldesa a Reynosa, sube a la curul su suplente, Andreíta García García quien, no tiene ni dos años como senadora, y su papi, Juan, ya le metió a la cabeza que “está lista para ser alcaldesa de Ciudad Victoria”. ¿Será acaso que Juan quiere convertirse en la mano que meza la cuna en la capital tamaulipeca? ¿O será que Juan busca su desquite ante su vergonzosa salida de la COMAPA de Reynosa? ¿O será acaso que Juan se quedó con ganas de hacer negocios, muchos negocios, multimillonarios negocios? No, de eso no se quedó con ganas. Eso es seguro.

Andrea García García podría ser un buen gobernante si dejará pasar tiempo para madurar, si caminara por las colonias de la Ciudad, si ayudara realmente a las familias y si se sacudiera a su papá de sus decisiones políticas. Si Andreíta toma estos consejos, en 10 o 15 años estaría lista para competir. Y si fuera originaria de Ciudad Victoria con más ganas. Pero antes no, de ninguna manera.

1. El oso en el evento de la firma del Contrato de Comodato entre el Gobierno del Estado y Petróleos Mexicanos en Reynosa lo hizo, ¿quién cree Usted? Así es. Ni más ni menos,. Que la pena ajena corrió a cargo de la alcaldesa de Reynosa Maki Esther Ortiz Dominguez.

Deje le cuento. Cuando llegó la comitiva, a Maki, quien se encontraba en el presídium, se le quemaban las habas por tomarse una selfie con el Director General de Petróleos Mexicanos, como si se tratara de Leonardo Di Caprio. Bueno, a grado tal eran sus ansias que el Diputado Federal, Carlos Rendón, tuvo que detenerla para que en el presídium no diera espectáculo la “mandamás” de Reynosa, en medio del evento oficial y protocolario. Ah que Doña Maki. Se ve que a sus cincuenta y tantos, todavía le late su corazoncito como quinceañera. ¿Se habrá acordado, acaso, de alguien?

El asunto es que Maki no estuvo contenta hasta que no se tomó su foto con el Director General de la Paraestatal. ¿Qué tal, eh?

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipó[email protected] Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX

Dejar un Comentario